Detectan por primera vez hielo de agua en un asteroide

Detectan por primera vez hielo de agua en un asteroide

por

(cc) Jökull Sólberg Auðunsson

Por primera vez dos equipos de investigadores independientes confirman la existencia de hielo de agua en la superficie de un asteroide cercano, un descubrimiento que podría llevar a explicar la manera como se formaron los océanos en la Tierra.

El asteroide conocido como 24 Themis y que no es más que una gran roca que recorre el espacio en el cinturón de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter está cubierto por una capa de escarcha. Pero ese no es la única sorpresa con la que se encontraron los investigadores, ya que también lograron identificar material orgánico cuyas moléculas podrían ser parte de los ingredientes necesarios para la existencia de vida. Claro que en relación a este último tema los científicos se mostraron bastante más cautos, señalando que aún no encuentran las suficientes evidencias como para afirmar que efectivamente existe vida en el asteroide.

Para dar con las pruebas concretas de la existencia de hielo de agua en la superficie de 24 Themis los investigadores midieron las características específicas que se generan luego que la luz solar rebota en su superficie. De esta manera lograron concluir que gran parte de los 198 Km de diámetro de la roca se encuentran cubiertos por hielo de agua.

Es sabido que los cometas que orbitan en zonas más lejanas del Sistema Solar tienen agua, pero los científicos pensaban que los asteroides –como el 24 Themis- que se encuentran más cerca del Sol no podían tenerla debido a que se evaporaría. De hecho los científicos creen que uno de los asteroides más grandes del Sistema Solar y que hoy es conocido como Planeta Enano (Ceres), podría alojar grandes cantidades de agua congelada bajo su superficie rocosa y cubierta de polvo.

Para los científicos es de suma importancia este descubrimiento ya que confirmaría la teoría que sugiere que, para que se formaran los océanos en la Tierra, necesariamente debía provenir del espacio.

A lo largo de su historia la Tierra ha sido bombardeada por una infinidad de rocas provenientes del espacio. Se cree que una gran roca la impactó hace unos 4.500 millones de años provocando que se desmembrara un trozo de ella que, con posterioridad, formaría la Luna.

Producto de dicha colisión se habría elevado de tal manera la temperatura en nuestro planeta, que habría evaporado toda el agua que habría existido en ella. Entonces los científicos llevan años tratando de explicar cómo se generaron los actuales océanos.

De ahí que se postulara la idea de que el agua que finalmente formó los océanos provino de otros asteroides -de menor tamaño- que impactaron la Tierra en épocas posteriores a esta gran colisión. Pero para que esta teoría fuera validada debía comprobarse que los asteroides portan agua y que esta tiene la misma composición a nivel atómico y de isótopos que la existente en la Tierra. Lo primero quedaría demostrado con este descubrimiento, por lo que los científicos deben ahora comprobar las características propias del agua encontrada en el asteroide para compararla con la existente en la Tierra.

Links: