Avances en la transmisión de electricidad inalámbrica Avances en la transmisión de electricidad inalámbrica

Mientras más dispositivos se carguen simultáneamente, mejor.

Avances en la transmisión de electricidad inalámbrica

por

Mientras más dispositivos se carguen simultáneamente, mejor.

Cuando hablamos de proyectos relacionados con la energía, y que pareciera que nunca van a concretarse, inmediatamente dos cosas se me vienen a la mente: el desarrollo de algún nuevo tipo de batería que termine jubilando definitivamente a las de Li-Ion, y el desarrollo de un sistema de transmisión de electricidad inalámbrica.

El Massachusetts Institute of Technology, más conocido como MIT, ha trabajado en este último proyecto -y también a propósito de las baterías de Li-Ion, aunque no precisamente con el objetivo de jubilarlas, sino de lograr que se carguen más rápido-, y ha revelado en su sitio web algunos avances y conclusiones bastante interesantes en lo que respecta al desarrollo de la electricidad inalámbrica.

El proyecto viene caminando, bajo el alero del susodicho MIT, desde fines de 2006, y ya se realizaron demostraciones a mediados del 2007. Sin embargo, y como cabría esperar, el experimento todavía se mantiene en “fase beta”, aunque el día de ayer han publicado algunas conclusiones que nos indican que, en primer término, el proyecto al menos sigue en marcha.

Más allá de algo tan básico, los investigadores también anunciaron que han logrado disminuir el tamaño de los receptores de energía (lo que implicaría que ya no nos veremos en la necesidad de instalar prácticamente una antena parabólica dentro de nuestra oficina), y que el sistema de distribución de energía inalámbrica se vuelve más eficiente a medida que se cargan más dispositivos simultáneamente (o sea podré cargar más rápidamente mi MacBook Pro, mi iMac, mi iPhone, mi iPad y mi iCube si los conecto todos al mismo tiempo).

Además, han afirmado que, mientras en los últimos experimentos la transmisión de energía no ha superado la cifra de los 100 watts, el sistema podría fácilmente proveer de energía a una habitación de tamaño mediano y alimentar una docena de dispositivos electrónicos.

Esperemos que la situación sea así de positiva, pues, como decía al principio, estos proyectos tardan bastante en pasar del plano teórico-cietífico al práctico-comercial. Y qué cosa más práctica que terminar deshaciéndonos del único tipo de cables del que todavía no nos podemos deshacer.

Link: MIT researchers demonstrate more efficient wireless power (Engadget)