Apple insiste en echarse a Google y Adobe encima Apple insiste en echarse a Google y Adobe encima

"Los anuncios publicitarios de la competencia valen pacallam". Boom.

Apple insiste en echarse a Google y Adobe encima

por

"Los anuncios publicitarios de la competencia valen pacallam". Boom.

No nos cansamos de escribir sobre Apple, así como Apple tampoco se cansa de reinventar industrias una y otra vez (y de pelear con medio mundo, también). Pero vamos en orden.

¿Revoluciones de la mano de Apple? Lo lograron con los computadores de escritorio, los reproductores de música portátiles, la telefonía celular… Y podría extenderme aún más, a riesgo, eso sí, de recibir más de una crítica acusándome de fanboy y algunas amenazas telefónicas. Por ello, dejaría la lista hasta ahí nomás, sino fuera porque Jobs parece haberse anotado hoy otro gran poroto, en un área en la que, hasta ahora, no habían incursionado. Estoy hablando de la publicidad.

Y no, no me refiero al arte de grabar a dos tipos -uno de terno y el otro casual- diciendo “Hi, I’m a Mac” y “I’m a PC”, televisarlo y aumentar las ventas; sino al rubro del avisaje o la publicidad online, aunque pareciera que tan online ya no será…

¿De qué va esto? Cuento corto, hoy Steve Jobs presentó un adelanto de lo que será el iPhone OS 4.0, el que, entre muchas otras cosas, incluirá una novedad llamada iAd.

iAd representa la forma en que Apple (ergo, Steve Jobs) cree que deberías ver la publicidad al utilizar tu iPhone o iPod Touch -dicho sea de paso, me la juego de pitoniso y vaticino el arribo de algo similar a Mac OS X-, cambiando el paradigma de la publicidad en línea a uno en que la publicidad se encuentra inmersa dentro de la propia aplicación. ¿Cómo es eso? El propio Jobso parece explicarlo mejor (traducción libre):

Se trata de emoción mas interactividad. Los anuncios te mantienen dentro de la aplicación. Hoy en día, cuando haces clic en un anuncio, te saca de la aplicación y te arroja a la página web de los avisadores. Por lo tanto la gente no hace clic en los anuncios.

Es así que han implementado un nuevo sistema que hace de la publicidad algo más dinámico y divertido, cambiando esos clásicos y aburridos anuncios que te envían al browser, por verdaderas aplicaciones dentro de aplicaciones, las que incluyen videos, imágenes e información interactiva.

Ahora, lo sabroso del asunto, más allá de lo atrevido que ha sido Jobs para incursionar en tierras que le eran desconocidas -dicho sea de paso, la oferta con que pretenden tentar al mercado es bastante atractiva, y sigue una lógica similar a la de la App Store, ofreciendo al avisador el 60% de las ganancias, y quedándose ellos con el 40%-, es lo doblemente atrevido que ha sido el propio CEO al tirar palos a Google y Adobe frente a todos (esta vez, nada de pelambres puertas adentro).

Ya que yo no podría decirlo mejor (traducción libre):

Tenemos un montón de aplicaciones gratuitas o a un precio razonable. Nos gusta eso, pero nuestros desarrolladores tienen que encontrar la manera de hacer dinero. Así que los mismos actualmente colocan anuncios publicitarios dentro de las aplicaciones, y a falta de una mejor manera de decirlo, creemos que la mayoría de este tipo de avisos apestan.

¿A alguien le queda alguna duda de quién sería el aludido? A mi entender, no es otra cosa que decir, de una manera educada, Google vale [rellene aquí con su sinónimo de “feca” favorito].

Pero no bastando con ese ataque indirecto a la compañía de su ex-amigui Eric Schmidt, Jobs se reservó el papel de víctima para el final de la keynote, cuando hubo de llegar la siempre temida sesión de preguntas y respuestas. En dicha oportunidad, remató:

Intentamos comprar una compañía llamada Admob, y Google vino y nos la arrebató de nuestras manos.

Si bien salieron del paso en aquella ocasión comprando Quattro Wireless, es imposible no apreciar en esas palabras un dejo de resentimiento o, lisa y llanamente, mala leche. Google les boicoteó el negocio de los sistemas operativos móviles, los navegadores, los sistemas de escritorios, los smartphones… y ahora Apple contraataca pegándole en uno de los sectores que más le dolería perder a la gran G: el avisaje.

¿Bailamos?

Respecto a este punto, me permito concluir que Apple definitivamente está dándole a Google de su propia medicina, intentando pelearle nichos que difícilmente pudiéramos habernos imaginado, hace algunos años, como parte de las pretensiones comerciales de la compañía de Cupertino -eso sí, al menos pueden decir “mamá, Google me pegó primero”-. Sólo faltaría que se aseguraran con un buscador.

Por otra parte, y demostrando que hoy se levantó más enérgico y mochero de lo normal, el siempre buen Steve no desperdició oportunidad para ironizar a propósito de Flash, afirmando, mientras presentaba iAds (traducción libre):

Todo esto está desarrollado en HTML5, por si acaso.

Pero no faltó el pajarito en la audiencia que no entendió el trasfondo del chiste, y no habiéndole bastado con que se escucharan carcajadas al momento en que Esteban Empleos pronunciara esas palabras, preguntó en la sesión de Q&A si acaso Apple tenía intenciones de cambiar sus políticas frente a Java y Flash, para cuando arribara la nueva versión del sistema operativo móvil.

La respuesta de Steve no se hizo esperar, y en una tónica que ya suele ser natural en él, contestó:

No.

¿Y no se veían tan amigos los CEO de Apple y Google, hace unos días atrás? Sea como sea, no cabe duda de que estas declaraciones cruzadas que van surgiendo día tras día, no hacen sino ponerle emoción a una telenovela más que intrigante. En el próximo capítulo veremos qué responde Adobe, o qué otro nicho le roba Google a Apple.

Link: iPhone OS 4 Presentation (Gizmodo Liveblog)