[metroimage ids=”38-278294,38-278295,38-278298,38-278301,38-278302,38-278303,38-278304,38-278306,38-278308,38-278309,38-278310,38-278314,38-278316,38-278320,38-278322,38-278324,38-278326,38-278328,38-278329,38-278330,38-278331,38-278334″ imagesize=”large”]

The Legend of Zelda: Twilight Princess [NB Labs in Taim]

UNa aventura que resiste la prueba del tiempo...

Uno de los detalles que más me agradan de Nintendo es la manera en como integran la curva de aprendizaje con el desarrollo en sus juegos, haciendo que sus títulos sean un descubrimiento constante que –cuando es bien aplicado- mantiene al juego fresco de principio a fin. La saga de Metroid y el incomprendido juego Chibi-Robo son un buen ejemplo de ello, pero nada ha sido capaz de igualar lo que logró La Leyenda de Zelda cuando llegó a la tercera dimensión. El lanzamiento del 13vo juego de la serie ha sido uno de los eventos más importantes en la historia de la franquicia, ya que The Legend of Zelda: Twilight Princess es por mucho el juego más grande, detallado, promocionado y esperado de la serie, además que sirvió como carta de bienvenida para el Nintendo Wii y al mismo tiempo despidió gloriosamente al GameCube, convirtiéndose uno de los títulos más comentados en el Internet por más de dos años y que rápidamente se hizo la entrega más vendidas de la saga. Ahora, una vez que todo el mundo ha tenido la oportunidad de jugarlo, se hace nuevamente la pregunta: ¿el juego es tan bueno como dicen?

Hyrule ha caído ante el poder del señor de las sombras, quien ha robado la luz de los espíritus que protegen este reino y las regiones vecinas, envolviendo a todos sus habitantes en un mundo atrapado entre el día y la noche. En Ordon, pueblo cercano a Hyrule, el joven Link se preparaba para un viaje hacia el castillo cuando es atacado por sorpresa y al despertar no sólo descubre que sus amigos han sido secuestrados, sino que una extraña sombra ha comenzado a cubrir su hogar. Cuando Link se acerca para investigar este fenómeno, algo en la oscuridad lo atrapa y él no sólo vuelve a perder el conocimiento, sino que también la forma humana, quedando convertido en lobo. Ahora, un extraño personaje que parece provenir de las sombras extiende su mano para ayudarle, pues sabe que él ha sido elegido por los dioses para rescatar a este mundo de la oscuridad, como ha ocurrido ya en innumerables ocasiones desde que dio el inicio de esta historia, de la Leyenda de Zelda.

No cabe duda que el equipo a cargo del director Eiji Aonuma intentó darle una nueva imagen a la serie de Zelda, dándole un tono más oscuro y barroco a la dirección de arte, deshaciéndose de la magia y agregando algunas situaciones dramáticas a la trama, además de tomar muchos elementos literarios y cinematográficos dentro de su desarrollo, yendo desde las películas clásicas del Viejo Oeste hasta el mito de Orfeo. Por el lado de la música, el trabajo de Koji Kondo regresa en forma de sutiles homenajes a las piezas que caracterizaron títulos anteriores (como las melodías del lobo), pero las nuevas composiciones y los arreglos hechos por Toru Minegishi y Asuka Ota, quiene se dejan influenciar mucho por el trabajo de compositores como James Horner y Jerry Goldsmith para ofrecernos un soundtrack verdaderamente épico, que por primera vez en la historia de la franquicia cuenta con algunas piezas interpretadas por una orquesta y no por el MIDI clásico de las entregas anteriores.

Dentro de los detalles más atractivos del juego, aparte de los extremos que llega a tomar la historia para justificar su desarrollo, se encuentra el hecho de que los programadores tuvieron muy en cuenta el hecho de que Link se caracteriza por la gran cantidad de armas y herramientas que usa, haciendo que para la solución a más de un reto sea necesario saber utilizar todas las capacidades que tiene el héroe en su forma de lobo o con el equipo que va ganando a lo largo de la historia. Como ustedes se han de imaginar, si hay algo que destaca de Twilight Princess es la fortísima influencia que tiene de los dos capítulos que le preceden, Ocarina of Time y The Wind Waker, en su modo de juego. El desarrollo sigue siendo el mismo de siempre, después de tres calabozos te dan la Master Sword, hay cuatro botellas, la primera herramienta que ganas es el Boomerang y encontrar las piezas de corazón resultará ser un dolor de cabeza; además, el acomodo de los botones y la fórmula de interacción que se tiene con Link es prácticamente la misma que se maneja desde el N64 (aún en la versión Wii), teniendo como única y gran diferencia la presentación del juego. Puesto que la mayoría de la personas en el planeta son derechos, Nintendo rompió la tradición y en la versión de Wii tenemos a un Link diestro, pero en la versión para GameCube el héroe no sólo es zurdo, sino que todo el juego esta invertido; lo que vimos a la derecha en la versión del Cubo esta del lado izquierdo en la del Wii y viceversa.

Desafortunadamente para los fanáticos de la serie y aquellos que se dejaron llevar por la promoción y expectativa, este juego no es más que una muestra definitiva de que los fanáticos de Nintendo (y algunos de sus propios trabajadores) aún no han superado Ocarina of Time, y que la compañía se dejó llevar por los gustos de la mayoría en lugar de tomar un camino verdaderamente alternativo en lo que a historia y modo de juego se refiere (como se intentó hacer con The Wind Waker). La versión de Wii es perfecta para dar un ejemplo sobre un uso más concreto del control de esta consola, pero en la del Cubo descubrimos que The Legend of Zelda: Twilight Princess no es más que una versión corregida y (exageradamente) aumentada del clásico del Nintendo 64.

Con lo anterior no estoy asegurando que el juego sea malo, ya que sus grandes momentos, como las peleas a caballo, las referencias a los otro juegos, el sniper con las flechas y la gran variedad de mini-juegos hacen que el título sea grande entre los grandes, pero hay que aceptar que no nos ofrece algo verdaderamente nuevo dentro del género y su propia serie.

Lo Imperdible:

  • Dirección de arte.
  • Original aplicación de controles del Wii.
  • Historia es más concreta y propositiva.
  • Muchas secuencias de la trama dan lugar a retos inolvidables.

Lo Impresentable:

  • Propuesta del juego no es original.
  • Banda sonora no ofrece nada nuevo.
  • El juego es relativamente corto.
  • Juego es relativamente fácil y MUY lineal.
Entretenido
…buen representante de la serie”