SCO pierde nuevamente en la corte

por

Novell WIN

O peor que la castración, la bancarota

No hay caso con SCO. Por tercera vez han perdido un importantísimo caso en su batalla legal por quién tiene los derechos sobre el sistema operativo Linux, esta vez la teleserie tuvo como protagonista a Novell, compañía que fue favorecida en el veredicto de hoy en la mañana, dejando a SCO de brazos cruzados y sin argumentos para continuar su batalla sin sentido.

La saga de SCO se remonta al año 2003, cuando la compañía acusaba a Linux de ser un derivado no autorizado de UNIX y como alguien debía ser el responsable de aquella atrocidad decidieron llevar a juicio al gigante IBM, alegando que malversaron código de UNIX y lo incluyeron en el kernel de Linux sin autorización. Pero el juicio que enfrentaba contra IBM tuvo un cambio repentino de rumbo, luego de que Novell hiciera público que ellos eran los propietarios de los derechos de la licencia UNIX SVRX y no la gente de SCO, por lo que IBM salió libre de polvo y paja.

Ahora el problema legal estaba entre Novell y SCO, donde ambas empresas se proclamaban como los propietarios de UNIX SVRX. La historia sobre qué empresa es la verdadera dueña de los derechos se remonta a 1995, donde Novell entrego a SCO el derecho a VENDER licencias SVRX en nombre de Novell, pero esto no transfería la propiedad intelectual.

El año 2007 Novell ganó el caso en la corte y según el Juez Dale A. Kimball eran los verdaderos propietarios de UNIX SVRX, pero SCO decidió apelar. Esta era la oportunidad de SCO para demostrar que los derechos de SVRX sí bien no fueron incluidos en el acuerdo original, éstos se agregaron en una corrección posterior. Novell argumentó que la hoja de términos – donde existía la intención de transferencia de los derechos – era irrelevante ya que nunca se realizo tal traspaso.

Finalmente el jurado dio su veredicto final, donde Novell gana nuevamente por la poca evidencia que presento SCO respecto al acuerdo entre ambas compañías, por lo que el mundo está a salvo otra vez. Novell declaró estar feliz con el final del juicio, mientras en SCO desconectaron todos los teléfonos porque nadie a podido dar con ellos.