Parece que Jobs y Schmidt ya no se odian Parece que Jobs y Schmidt ya no se odian

O eso nos quieren hacer creer al tomarse un cafecito juntos.

Parece que Jobs y Schmidt ya no se odian

por

O eso nos quieren hacer creer al tomarse un cafecito juntos.

Una cosa es lo que se muestra ante las cámaras, y otra cosa muy distinta es lo que pensamos del otro.

En la nota paparazzi de la semana, les contaremos que recientemente han sido fotografiados juntos un feliz Steve Jobs y un amoroso Eric Schmidt, en un café de Palo Alto, California.

El evento pasaría a ser un mero relleno o una nota tan trascendente como que Jacquelita volvió con el futbolista famosillo de turno -el nombre y el ejemplo en general son ficticios, debido a nuestro deseo de evitarnos pleitos legales y, más que nada, a mi absoluta ignorancia en temas de farándula-, sino fuera porque se trata de Steve Jobs y Eric Schmidt, los CEO’s de dos de las más grandes compañías del rubro tecnológico.

Pero lo interesante de la noticia no radica en el solo hecho de que ambos sean más famosos que Jesús -con seguridad, reuniones de multimillonarios las hay todos los días-, sino en que, como deberían saber, ambos habían terminado hace poco su luna de miel, con declaraciones cruzadas, caritas feas, pelambres a puerta cerrada, demandas de por medio y una crónica de cuatro páginas en el New York Times.

Si acaso no lo recuerdan, Google y Apple en un tiempo fueron muy amiguis, llegando al poco ético (y, por qué no decirlo, poco legal) punto de que ambos CEO’s participaban en las reuniones de directorio de la otra empresa. Sin embargo, el tiempo y las ganas de Google de aventurarse por cuenta propia en la carrera de los smartphones terminaron deteriorando la relación.

La cuestión es que, durante el día de hoy, Jobs y Schmidt fueron descubiertos como uña y mugre (una vez más) tomándose un café con piernas en un local de Palo Alto, California.

No se conoce en profundidad (en realidad, ni siquiera someramente) el tema de la reunión, aunque con todo el fuego que disparó hace algunos días el NYT, no me extrañaría que se tratara de un tongo con fines publicitarios (al más puro estilo de nuestra farándula nacional), de manera que pudieran mostrar a los medios y al público en general que no están tan taimados, al contrario de lo que la gran mayoría cree.

Y si me permiten exponer mis propias especulaciones, ¿para qué reunirse en un café, a vista y paciencia de todo Sillicon Valley? Desde luego, si dos importantes CEO’s tuvieran que hablar de algo igualmente importante, escogerían otro lugar.

Pero especulaciones más, especulaciones menos, siempre podemos recurrir a la ciencia para que nos acerque un poco más a la verdad. En Gizmodo han llegado al extremo de entrevistar a una especialista en lenguaje corporal, al más puro estilo de Lie to Me, quien, habiendo aportado sus conocimientos en la materia a agencias como la CIA, Scotland Yard y el Departamento de Drogas, Alcohol y Armas de Fuego de Estados Unidos (toma, Cal Lightman) durante más de 10 años, ha hecho un análisis del comportamiento de Jobs y Schmidt durante la reunión, a partir de sus posturas corporales y la observación de fotografías antiguas del CEO de Apple, estableciendo un patrón de comportamiento de El Jobso acorde a ciertas situaciones, y comparándolo luego con las capturas obtenidas por Gizmodo.

¿No será como mucho? Creo que ni en la farándula han llegado a ese extremo.

De cualquier forma, se equivoque o no la especialista, y sean mulas o no mis conjeturas o las de Gizmodo, siempre tienes la oportunidad de enviarle un correo al mismísimo Jobs, para que te responda todas tus dudas personalmente con ese escueto y tan particular estilo del que suele hacer gala. O en última instancia puedes utilizar el nuevo sitio especialmente habilitado para recibir respuestas de El Mismísimo Jobso al segundo. Dejad que vengan a mí y pregunten.

🙁 Si el Jobso lo dice, habrá que creerle. Parece que tendremos que trabajar más duro o cambiar al jefe.

Link: Steve Jobs and Eric Schmidt Spotted Together Again: Photos (Gizmodo)