Descubren a un camarón bajo 180m de hielo antártico

La NASA, en conjunto con la National Science Foundation, está  desarrollando exploraciones conjuntas en el lado occidental de la Antártica, más exactamente en la zona llamada Windless Bight en la Isla de Ross.

Alberto Behar, del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California, opera una sonda equipada con tres cámaras que proveen imagen frontal, lateral y trasera. Esta sonda se descuelga a través de una perforación de 20 cm hecha en el hielo, y su misión es examinar la cara inferior de los gruesos casquetes de hielo flotante que circundan la isla y que en los últimos años han ido adelgazándose y desprendiéndose.

Además de cumplir con su objetivo primario revelando una cara de los casquetes desconocida para la humanidad, el experimento contó con un simpático camarón que terminó robándose la película. El crustáceo  ha sido identificado como perteneciente al orden de los anfípodos y, según Behar, era lo último que esperaban encontrar en la oscuridad total, bajo 180m de hielo y a 18 kilómetros de mar abierto. Aunque nadie le preguntó al pequeño camarón, es razonable pensar también que lo último que él esperaba encontrar en su hábitat era una sonda de la NASA.

El descubrimiento es impactante porque,  bajo tantos metros de hielo y a tantos kilómetros de mar abierto, los científicos estaban convencidos de que los únicos seres vivos que podían existir eran bacterias, pero encontrar un animal tan complejo como un camarón cambia radicalmente el panorama. Hasta ahora, el estudio de los seres extremófilos se había basado en este tipo de ambientes terrestres para concluir que en planetas mínimamente habitables podrían existir bacterias o algo de complejidad equivalente. Por el contrario, la existencia de este simpático animalito insinúa que en realidad sería perfectamente posible encontrar artrópodos en planetas que pensábamos incompatibles con la vida.   La existencia del camarón no prueba que haya arañas o langostas en nuestros planetas vecinos, pero la sola posibilidad de su existencia tiene lejos más encanto que las  bacterias estelares.

Volviendo un poco al tema central de la exploración, este equipo conjunto seguirá perforando el casquete antártico para examinar el fondo marino de la zona y en especial los lagos subglaciales. Estos son inmensas masas de agua atrapada dentro del casquete de hielo. No se congela porque se halla a tanta presión que su punto de congelación es inferior a los 0° y probablemente porque también recibe algo de calor geotérmico. Como sea, nadie sabe lo que hay en estos lagos que han estado segregados del resto del planeta tal vez desde su formación. Quizás qué animales desconocidos vaya a revelar la sonda.

Link: NASA Spots Surprising Shrimp Beneath Antarctic Ice (NASA)