Compartir o Patentar, ese es el dilema Compartir o Patentar, ese es el dilema

Hay inventos, descubrimientos y tendencias que se comparten y marcan épocas. Otros en cambio, se protegen celosamente. En esta columna, un ejemplo muy actual que afecta a las redes sociales.

Compartir o Patentar, ese es el dilema

por

Hay inventos, descubrimientos y tendencias que se comparten y marcan épocas. Otros en cambio, se protegen celosamente. En esta columna, un ejemplo muy actual que afecta a las redes sociales.

Las Patentes Atrevidas

Una vez escuché una historia. Un tipo fue a una fiesta en Punta del Este en donde habían 200 modelos. En vez de hacer como los demás que intentaron conquistar a las atractivas chicas sacándolas a bailar o invitándoles un trago, les fue preguntando una por una si querían tener sexo con él. De 200 mujeres presentes, 150 le respondieron con una cachetada y 49 le echaron el trago en la cara, pero una aceptó, y el tipo se fue feliz con su nueva compañera. Moraleja: hay peticiones que pueden sonar demasiado osadas, pero si te la llegan a aceptar vas a conseguir el premio mayor.

En el año 2006, Mark Zuckerberg y otros seis colaboradores estaban trabajando arduamente en impulsar su red social Facebook. Casi nadie conocía la aplicación fuera del mundillo Web 2.0 que por esa época no era muy amplio, pero tenían bastante éxito entre universitarios y ex alumnos de las universidades tradicionales de Estados Unidos que veían el servicio como una manera de no perder contacto con los compañeros de clase.

Por esa época, este equipo inscribió una patente en el US Trade and Patent Office consistente en (voy a traducir libremente)

“Un método que despliegue un flujo de noticias en una red social. Este método incluye la generación de ítems de noticias relativas a actividades asociadas con el usuario del entorno de  una red social,  y la adición de un link informativo asociado con al menos una de las actividades, apuntando  al menos a uno de los ítems de noticias, así como también la capacidad de restringir el acceso a los ítems de noticias a un grupo predeterminado de espectadores y de ordenar los ítems de noticias. Este método puede incluir el despliegue de los ítems de noticias en un orden asignado a al menos un espectador del grupo predeterminado, y limitar dinámicamente la cantidad de ítems a desplegar”.

Yo no soy abogado, pero creo que la redacción de la patente es ambigua a propósito. Las patentes suelen ser así para dejar espacio de interpretar y reinterpretar en caso que alguien invente algo remotamente similar a lo descrito. Lo importante es que están describiendo lo que ve uno cuando ingresa a Facebook, el flujo de actividades de tus amigos:

  • Juanito y María ahora son amigos
  • Jorge ha actualizado su relación a “comprometido”
  • Coni ha subido nuevas fotos en el album “paseo a la playa”
  • Pedro ha escrito en tu muro

Para mayor abundamiento, el documento con que Zuckerberg postuló incluía un dibujo:

No es por ser pesado, pero si el departamento de patentes fuera el cuarto básico, Zuckerberg reprueba tanto castellano como arte. La redacción de la patente y la calidad del dibujo son mediocres para un niño de 10 años. Pero la US PTO no está llamada a calificar redacción ni expresión artística. Simplemente revisa si la patente es admisible, si no hay nada que pueda considerarse equivalente entre las patentes que ya existen,  y si no hay un producto en el mercado que responda a la descripción.

En este caso, Zuckerberg se la jugó por patentar algo absolutamente ambiguo y general, pero al igual que el tipo de la historia, lo peor que le podía pasar es que le dijeran que no (y le tiraran un vodka a la cara) pero -nuevamente al igual que el tipo de la historia- le dijeron que sí. Jackpot.

Se acabaron las redes sociales, llamen a Chuck Norris!

¿Qué consecuencias tiene esta patente? En una primera lectura, podría obligar a todas las redes sociales a cerrar o al menos pagarle royalties a Facebook. ¿Se imaginan a Twitter y Google Buzz desangrándose por cada update que alguien ingresa?

Bueno, en realidad los expertos que han revisado la patente indican dos cosas. Primero, que la patente sólo cubre acciones pasivas, aquellas que relatan lo que tus contactos han hecho y no lo que han escrito: eso permite que muchos servicios de microblogging puedan dormir tranquilos.

Sin embargo eso no es la última consideración a tener en cuenta: siguen habiendo muchos servicios que sí despliegan updates. Por citar uno, tenemos a LinkedIn. ¿Significa esto el fin de LinkedIn? Los entendidos dicen que no, por una cuestión estratégica. Facebook es en este momento la madre de las redes sociales, y casi sin excepción las otras interactúan con ella a modo de satélites del imperio. Los ocupa como oficinas captadoras y aunque no ejerce control sobre ellas, han desarrollado una relación simbiótica.

Esos satélites tienen habilitado Facebook Connect en la esperanza de que algún visitante que ya tenga cuenta FB la use para loguearse venciendo la barrera de entrada llamada “me da pereza registrarme”, pero al mismo tiempo sus usuarios existentes y nuevos eventualmente van a parar a Facebook a través de Facebook Connect. Para Facebook, el negocio funciona como una cadena de Markov en tiempo discreto. En cada intervalo cada visitante tiene una probabilidad de visitar otro sitio o permanecer en el actual, pero esa probabilidad aumenta a medida que el sitio actual es más grande u ofrece mayores atractivos. Este índice que podríamos llamar “probabilidad de captura” es tan ridículamente alto en Facebook que para ellos es beneficioso tener redes satélite en vez de aniquilarlas, siempre y cuando tengan alguna clase de aplicación que las vincule a FB.

Crear, Patentar, Compartir

Podrá parecerles baladí escribir una columna sobre una patente de Facebook. A mí también me lo parece pero, en realidad, me sirve para llamar la atención sobre un tema más general. El conocimiento es poder, de eso no hay duda, pero hay muchas maneras de ejercer el poder.

Junto con el flujo y evolución del conocimiento, la historia de la humanidad es también un flujo (afortunadamente no un flujo patentado por Facebook) de tendencias que florecen, decaen, se inspiran unas en otras, vuelven al pasado, se renuevan, reniegan, se funden, y cuando uno las cree muertas, retornan. Pasa en las artes y en la política, en los imperios y a veces hasta en las religiones. Lo único que tienen en común es su continua mutación y, tal vez, su fragilidad: ninguna tendencia es realmente eterna.

Mientras escribía este artículo reparé en la profunda diferencia que hay entre compartir el conocimiento y atesorarlo. Es la tendencia que separa  todas las artes o tendencias artísticas que puedo recordar y la arremetida de los inventos sociotecnológicos como Facebook o Twitter. Es un arquetipo mucho más antiguo que la web. Por ejemplo, el conocimiento compartido o regalado es símbolo de grandeza: Prometeo regaló el fuego a la humanidad. Por el contrario, el conocimiento atesorado sirve para imponerse sobre los demás y dominarlos: los hititas  dominaban la herrería pero en vez de compartirla, la usaron para forjar armas de hierro con las que aplastaron fácilmente a  los egipcios y sus armas de bronce.

Prometeo de Heinrich Füger (detalle)

Mientras grandes inventos han enriquecido o empoderado a las naciones o los hombres, también muchos intelectuales han querido dar a conocer una inquietud sin esperar retribución a cambio. Verán, cuando André Bretón publicó su manifiesto surrealista, lo hizo para dar a conocer un planteamiento que según él dotaba de nuevas herramientas a todos los artistas. En ese sentido tuvo éxito porque aunque no tuvo una cohesión hermética como pretendía, dotó de armas creativas a Dalí, Roberto Matta, René Magritte y otros. Cuando Los Beatles formaron una banda de rock inspiraron el advenimiento de los Rolling Stones, The Doors, The Who y otros. Como esos ejemplos hay cientos: el renascimiento, los romanticistas, el barroco, los neoclásicos, el reggaeton y las novelitas de vampiros.

Yo me pregunto, qué hubiera pasado si junto con manejar a The Beatles su manager hubiera además procurado patentar algo como: “Un conjunto de personas que cantan y/o tocan uno o más instrumentos musicales generando una melodía que puede ser acompañada de voz…“, ya me entienden. Cuando pensamos que una empresa logra patentar una buena idea antes de que surjan imitadores nos parece natural. Cuando logra patentarla después que han surgido imitadores nos parece todavía mejor, porque ahora ya tiene incautos a quienes estrangular con cobros de royalties. Sin embargo no nos parecerían tan lógico si un artista o escritor quisiera patentar su estilo característico. Nos parecería absurdo si Agatha Cjristie quisiera patentar todas las novelas policíacas, o si Anne Rice pudiera patentar las novelas postmodernas de vampiros.

Así como Bretón publicó un manifiesto que -además de ser un trabajo en sí- era una herramienta o un framework para el trabajo de otros, en la era del software hay quienes han hecho un trabajo equivalente. El advenimiento de las licencias GPL y Creative Commons constituye una herramienta para que todos podamos elegir ser prometeo, compartir lo que hemos creado o la tendencia que queremos imponer en vez de usar nuestro invento para ganar poder o dinero. Al final, la lucha no es entre PC y Mac, Windows o Linux, Coca Cola o Pepsi. El contraste arquetípico de los inventos y el conocimiento está entre compartirlos o patentarlos de alguna manera.

Sin ir más lejos,  cuando la serpiente tienta a Eva en el Paraíso Terrenal (Génesis 3) le dice:

Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman del fruto de ese árbol podrán saber lo que es bueno y lo que es malo, y que entonces serán como Dios.

Como ya sabrán, la historia dice que después de eso fueron desalojados. Fue el primer caso de violación de propiedad industrial con sus consabidas consecuencias, y todos los otros juicios por patentes son la recreación arquetípica del primero.

Links:
Facebook Patents The News Feed (Updated)
(AllFacebook)
Facebook snaps up a patent on its News Feed, but not status updates (DownloadSquad)
Facebook Granted Patent on the News Feed – This Could Be Very Big (ReadWriteWeb)
Facebook awarded patent for news feed (VentureBeat)
Stop Freaking Out About The Facebook Newsfeed Patent: At Worst, It’s Only Money (BusinessInsider)