Batalla entre Ars Technica y los Ad Blockers

por

Nos incumbe de cerca

Ars Technica condujo un experimento a partir del viernes, mediante el cual -sin previo aviso- los visitantes que bloqueaban la publicidad se vieron impedidos de leer los artículos. Como se imaginarán, la medida desató una pequeña batalla que se prolongó durante el fin de semana.

El popular medio electrónico publica hoy una columna editorial en donde anuncia que el experimento se da por terminado y los Ad Blockers ya no tienen penalización, pero comenta además varios aspectos que son interesantes de mencionar.

Primero, que los que se vieron afectados por el experimento se dividían en dos. Por un lado, el grupo A, los que sabían que al bloquear los avisos dañan sus sitios predilectos y aun así reclamaban. Por el otro, el grupo B, los que no estaban conscientes del daño que provocaban y decidieron desbloquear los avisos de Ars Technica cuando entendieron que:

  • Primero, aunque visitar la mayoría de los sitios de internet es gratuito (salvo uno que otro periódico gringo) , cuesta dinero mantenerlos sobretodo si son de nivel profesional.
  • Segundo, el pago indirecto que el lector hace al sitio para poder mantenerlo gratuito es ver y a veces pinchar en los avisos.
  • Tercero, bloquear los avisos equivale a comer en un restaurant y no pagar. Entras a un “tenedor libre” comes hasta llenarte y te vas sin pagar, día tras día.

Finalmente, lo que más me llamó la atención, es que Ars decidió terminar con la medida no por darle en el gusto a los que reclamaban, sino porque admiten haber cometido un error al pensar que todos los que usan Ad Blockers son del grupo A, cuando hay mucha gente que en realidad bloquea los avisos sin mala intención, sólo porque no sabe el daño que hace. Para ellos vale la pena escribir columnas como esa y quizás noticias como esta. Muchos de los comentarios (van casi 1300 y no tienen para cuando parar) dicen: “La solución no es castigar sino educar a tus lectores“.

Me impacta ver esa columna escrita en Ars Technica, porque es uno de los sitios que fueron precursores en nuestro rubro. Junto con AnandTech y Tom’s Hardware, eran nuestro modelo a seguir cuando empezamos en esto. Uno piensa que las pequeñas miserias de parar el presupuesto y pagar el hosting y el contenido es tema de nuestra realidad sudaca cuando en realidad no, en realidad todos estamos en lo mismo guardando las proporciones.

Link: Why Ad Blocking is devastating to the sites you love (Ars Technica)