Resistencia afgana utiliza el iPhone Resistencia afgana utiliza el iPhone

¿Quién necesita complejos sistemas de inteligencia cuando se tiene un iPhone?

Resistencia afgana utiliza el iPhone

por

¿Quién necesita complejos sistemas de inteligencia cuando se tiene un iPhone?

Con esos servicios de inteligencia, Osama podría estar en Twitter y apuesto que aun así no lo sabrían.

El CTO (Chief Technology Officer, AKA el capo de la tecnología en las fuerzas armadas) del Departamento de Defensa de Australia, Matt Yannopoilos, ha revelado el día de ayer, en la Australian Computer Society, que el Talibán hace uso del iPhone para defenderse y sacar a punta de patadas en el trasero a las tropas invasoras de Afganistán.

No, no es que arrojen el iPhone como dispositivo explosivo o lo utilicen para disparar. Según Yannopoilos, la resistencia está haciendo mejor uso de los datos e información disponible,

Utilizando iPhones y algunas aplicaciones -y varias tarjetas SIM- y yendo mucho más rápido de lo que nosotros vamos.

Desde luego, no puede dejar de llamar la atención el hecho de que una resistencia, cuyo armamento y equipamiento tecnológico pudieran ser en muchas ocasiones muy rudimentarios o inferiores a los de los ejércitos invasores, saque ventaja a un teléfono y con ello le vaya mejor de lo que le va al enemigo, cuyos gastos en inteligencia deben ser tan cuantiosos como para pagar el server de CHW sin avisadores por tres años y mucho más.

El CTO australiano sentenció (traducción libre):

La cuestión que hoy debe resolverse en la guerra moderna es la información. […] No se trata tanto acerca de cuánto metal puedes hacer llover sobre alguien, sino de responder ¿sabes dónde están? ¿Sabes qué están haciendo? ¿Cómo le entregas esa información a tu propia fuerza?

Buena parte del discurso del citado señor se enfoca en determinar la importancia de la inteligencia y la recolección de información hoy en día, pero poco se aclara respecto a cómo es posible que un partisano, AK-47 y iPhone en mano, pueda ser más operativo que un marine altamente equipado y con un millonario sistema de recolección de datos detrás.

Como dicen en la fuente: “desarrollar una aplicación para iPhone toma dos semanas, desarrollar una aplicación de defensa (en el sentido de “sistema”, no de software para una determinada plataforma) toma dos años”.

Parece que alguien no está haciendo bien la pega.

Link: iPhone-wielding enemy trumps Defence (ZDNet)