[metroimage ids=”38-310624,38-310626,38-310627,38-310628,38-310629,38-310630,38-310631,38-310632,38-310633,38-310634,38-310636,38-310639,38-310641,38-310642,38-310645,38-310648,38-310650,38-310652,38-310654,38-310657,38-310660,38-310663″ imagesize=”large”]

Where the Wild Things Are [NB Labs]

Si usas tu imaginación, no la corrompas con este juego.

Were the Wild Things Are podría ser otro de esos claros ejemplos de porque los videojuegos basados infantiles son malos, de hecho el título en sí es tan genérico que ofende, pero el principal problema que tiene esta producción no está necesariamente en su modo de juego, los retos que se encuentran en los diversos escenarios, la planeación de los mismos o el pésimo trabajo que se hizo con la Inteligencia Artificial de tus compañeros y enemigos. El principal problema de Were the Wild Things Are está en su historia, la cuál se aleja tanto de aquella que se maneja en la película, que de por si ya se movía bastante fuera de lo que se lee en la novela original, que resulta tan estúpida como increíble.

En algún momento de esta historia Max llega a la isla de las cosas salvajes, en la cuál sus habitantes se encargan de hacerle la vida imposible hasta que el niño logra convencerlos de que tiene poderes especiales y los monstruotes lo convierten en su rey. A partir de aquí se acaba la relación directa del juego con el libro y la película, puesto que para darle acción a una historia que no la tiene, el equipo desarrollador se hace de una propia y nos pone la excusa de que hay unas extrañas criaturas que están llenando de oscuridad el lugar donde viven las criaturas salvajes y es obligación de Max guiarlas para construir una torre que los lleve a la luna. Claro, para llegar a esto se olvidaron de la moraleja original del libro y hasta de que los personajes principales tienen una motivación detrás para existir pero… a nadie le importa eso, ¿o si?

Dividido en escenarios que te traerán saltando de una plataforma a otra recogiendo cosas, enfrentando enemigos de vez en cuando y rescatando de torpes fierecillas a tu gigantescos amigos (que a pesar de lo fuertes y grandes no son capaces de defenderse por sí solos), Max tendrá que recorrer una historia corta, pero tan rutinaria que acabará desesperando al jugador promedio; especialmente porque prácticamente el juego entero puede acabarse presionado el botón de ataque una y otra vez.

Were the Wild Things Are se puede vender como un juego infantil y no niego que sus creadores lo hayan visto como una excusa para vender la marca a padres de familia que vieron la película con fascinación o, en el mejor de los casos, tuvieron la oportunidad de leer la obra original. Desafortunadamente, la propuesta genérica del título se ve sepultada aún más por un pésimo trabajo de programación que haría las delicias de cualquier maestro para enseñar lo que no se debe hacer en un juego de video, además de que el tratamiento en las gráficas hace que no haya una variación real entre las versiones de Xbox 360, PlayStation 3 y Wii, lo cuál es malo, muy malo.

La verdad, la incógnita más grande que genera este título se encuentra en las razones que tenían los dueños de la licencia para permitir que este título saliera a la venta con tan poco trabajo y planeación hechos, puesto que hasta la propia marca se ve afectada por su grandísimo ejercicio de mediocridad. Creo que la NO recomendación queda de sobra.

Lo Imperdible:

  • Dinámica de juego accesible.
  • La música esta bonita.
  • Buen trabajo de voces.

Lo Impresentable:

  • Gráficas son pésimas.
  • Programación llena de errores que te obligan a reiniciar el juego.
  • Historia y personajes poco tienen que ver con el concepto original.
  • Dinámica de juego es simple y sencillamente aburrida.
Quémalo
… si usas tu imaginación, quizá te guste”