Polémica por privacidad en Google Buzz Polémica por privacidad en Google Buzz

Durmiendo con el enemigo

Polémica por privacidad en Google Buzz

por

Durmiendo con el enemigo

A menos de una semana del lanzamiento de Google Buzz éste ya cuenta su primera gran polémica, la cual fue anticipada en teoría por algunos computines, y luego experimentada en la práctica por una joven muchacha divorciada.

Pasa, queridos lectores, que cuando se lanzó Google Buzz tenía, al igual que Twitter y Facebook, una enorme base de usuarios, todos los usuarios del servicio de correo Gmail. Lo que no tenía era la red de seguidores y seguidos que interrelaciona a los usuarios. En vez de esperar a que uno fuera eligiendo a quien quiere seguir, o aprobando uno a uno a quien permites que te siga, Google optó por lanzar su servicio con lo que ellos estimaron era una red aceptable, basándose en quienes son las personas a quien más escribes y que más te escriben.

Lo malo es que con esto personas que te escriben todos los días quedaron como tus seguidores aunque sean tus peores enemigos, y con ese status, ganaron el privilegio de ver a quienes son tus otros seguidores y a quienes estás siguiendo tú: ¿Es una red de contactos no? ¿Qué puede tener de malo? Dijo Google. Para Harriet Jacobs sí tuvo consecuencias.

Entre otras cosas, Buzz está pensado para reunir bajo un mismo paraguas tu actividad en Twitter, Flickr, Facebook y otras cuentas que quieras añadir. Hay algunas cuentas que se añaden automáticamente como el feed de tu blog y tus comentarios en Blogger y Blogspot, y tu colección de RSS en Google Reader. Cuando Buzz asumió que su ex marido, a quien dejó porque la  golpeaba y que escribía amenazas a diario, era un buen candidato para añadir como seguidor de Harriet Jacobs, también le dio acceso a su blog y a los comentarios de éste, cuya existencia ella no tenía intención de informarle al malnacido.

Por lo mismo, cerró su blog con un post sutilmente titulado: Fuck You Google

I use my private Gmail account to email my boyfriend and my mother.

There’s a BIG drop-off between them and my other “most frequent” contacts.

You know who my third most frequent contact is?

My abusive ex-husband.

Which is why it’s SO EXCITING, Google, that you AUTOMATICALLY allowed all my most frequent contacts access to my Reader, including all the comments I’ve made on Reader items, usually shared with my boyfriend, who I had NO REASON to hide my current location or workplace from, and never did.

A raíz de este entuerto Google salió a dar declaraciones públicas, aceptando la culpa en el error básico: Buzz debió haber sido un servicio al cual eligieras entrar, no uno que debieras elegir cortar. Lo que hicieron fue meternos a todos en una red social sin preguntarnos ni medir las consecuencias. Sin embargo, gracias a casos como el de Harriet han hecho cambios (un poco tarde debo decir) y hoy salieron a decir dos cosas:

  1. Las personas que bloqueas en Buzz ya no podrán ver lo que buzzeas, y aunque seguirán apareciendo como tus seguidores en Google Reader, no podrán leer nada.
  2. Hasta hoy, nunca nadie había pensado en la posibilidad de bloquear o vetar seguidores en Google Reader. Gracias al caso de Harriet, ahora lo están habilitando. Básicamente, se hace usando Buzz para bloquear ese contacto, condición que se hereda hacia Reader aunque seguirán apareciendo como seguidores en este sistema.

En buenas cuentas, el daño ya está hecho, son gajes del oficio que nos demuestran algo que llevamos años diciendo: Google no tiene idea de redes sociales. Lo que hicieron con Buzz es un ejemplo pero, ahora que lo pienso, Google Reader es otro ejemplo. Si no se podía impedir que alguien te siguiera es sencillamente porque Google nunca vio ese servicio como red social, no les nace! no se les ocurre! Tuvieron una red social todo este tiempo y recién ahora que construyeron Buzz se vienen a der cuenta.

Link:
Google Buzz Privacy Issues Have Real Life Implications
(TechCrunch)
Google Responds To Blogger’s Outrage With Product Tweaks (Business Insider)