[metroimage ids=”38-302121,38-302122,38-302125,38-302128,38-302131,38-302135,38-302137,38-302140,38-302144,38-302146,38-302151,38-302155,38-302160,38-302165,38-302167,38-302169,38-302171,38-302172,38-302173,38-302176,38-302178,38-302180,38-302183,38-302184″ imagesize=”large”]

Mass Effect 2 [NB Labs]

Shepard está de regreso y tenemos el veredicto libre de spoilers

De un tiempo para acá, cuando los videojuegos acapararon la atención de los medios masivos y MTV se dedicó a transmitir el mensaje de que “jugar era cool”, hemos visto cientos de campañas millonarias para publicitar títulos AAA. No es para menos, el publisher gasta millones en desarrollarlos y lo que menos que quiere es que el juego pase desapercibido y se quede en los anaqueles.

El problema con este tipo de campañas es que el usuario queda asqueado o genera una aversión al juego a veces sin probarlo. Ejemplos hay muchos: Modern Warfare 2, Avatar (la película), Dante’s Inferno y últimamente Mass Effect 2. Si a esto sumamos que el publisher tiene la mala costumbre de ofrecer decenas de trailers que desglosan la historia o características de juego y dejan poco a la imaginación, el factor sorpresa se desvanece.

Hoy dejaremos a un lado todos esos spoilers y vamos a centrarnos en recorrer lo esencial del juego. La pregunta obligada ¿Es muy bueno Mass Effect 2 como para invertir tus ahorros? Si, lo es.

Para aquellos que no hayan jugado el primero, les recomiendo que vayan a cualquier tienda y lo adquieran, es muy barato. En su defecto pueden descargarlo en Steam e invertirle algunas horas para conocer la historia. Es vital para entender muchas partes de esta secuela y sirve como punto de comparación para evaluar el aspecto técnico y de diseño de juego.

Las decisiones importan

Mass Effect 2 es un RPG sólido, con un enfoque en el desarrollo de personaje en el cual las decisiones ahora si toman un papel importante en la jugabilidad. BioWare ha navegado con esta bandera desde sus inicios, sin embargo fue hasta Knights of The Old Republic que la usó como herramienta para vender sus títulos.

En esta ocasión el ser un ángel o un hijo de perra tiene repercusiones y no solo se da en los diálogos, sino en acciones que puedes realizar cuando un NPC habla o dice algo. Estas acciones son representadas por íconos azules o rojos y dependiendo de tu decisión, podrás darle un giro a la jugabilidad minutos más tarde.

Esto se torna evidente desde que te embarcas en tu primer misión y te ayuda a comprender que el objetivo no es llenar una barra azul o roja a lo tonto. Puedes conseguirte descuentos en tiendas al intimidar gente o regalar créditos y hacerle la vida feliz a alguien que probablemente te ayudará más adelante.

La historia te engancha desde el prólogo y no te culpo si pasas mucho tiempo hablando con los personajes de tu equipo para conocer su pasado. En ocasiones te darás cuenta que ya llevas dos o tres horas jugando y apenas has cumplido media misión. Los diálogos son impecables y la emoción se representa perfecto con ciertas miradas, movimientos corporales o una sonrisa.

Emoción visual

Las mejoras gráficas son notables, BioWare no la pensó dos veces en invertir sus recursos generando aliados o enemigos con personalidad única. Desde el típico bueno y leal hasta el cínico asesino pasando por una especie de científico adicto a la cafeína. El contraste en la iluminación y texturas en los rostros o uniformes es sorprendente y la experiencia se completa con la calidad de diálogos.

Una de las cosas que corrige Mass Effect 2 respecto a su antecesor es el balance de juego. En un RPG occidental es común ofrecer decenas de opciones al jugador para crear un ambiente de libertad, el problema es que a veces estas opciones derivan en un libertinaje donde no hay objetivos claros y el jugador termina aburriéndose, afortunadamente esto pasa al mínimo en este juego.

En Mass Effect 2 hay misiones del modo historia y otras complementarias que se activan al explorar sistemas planetarios. A diferencia del primer Mass Effect, ahora no tendrás que bajar y recorrer kilómetros de terrenos con textura repetida para llegar a una base. El juego propone un sistema de escanear el planeta y al encontrar una anomalía podrás aterrizar con tu equipo en el lugar para investigarla. Estas misiones varían en tiempo y algunas ayudan a conocer más la historia de los personajes que te acompañan.

Los escenarios son ricos en detalle, hay entornos naturales y ciudades que parecen sacadas de una novela de Philip K. Dick. Ya no hay que esperar 4 o 5 segundos para que se carguen las texturas del escenario como su antecesor. Este error se ha minimizado y aparece esporádicamente en algunos escenarios con retraso de apenas 1 o 2 segundos. La ambientación se complementa con una buena banda sonora que aumenta de intensidad dependiendo del momento de tensión que se viva.

Nuevo Inventario y Sistema de Batalla

El inventario ha sufrido un cambio radical, ahora no se trata de llenarlo con mil copias de la Reaper-BlaBlabla sino de investigar y conseguir nuevas armas o mejoras. Cada que encuentras o desarrollas una, estará disponible para todos aquellos personajes que sepan manejarla. Esta simplificación también aplica a las habilidades de tu personaje, ahora no hay un repertorio inmenso sino dos o tres habilidades clave por cada clase que podrás mejorar a medida que avanzas.

Esto puede molestar a muchos, sin embargo considero que es buena decisión ya que no satura al jugador con habilidades que no ocupará. Con esto BioWare también te exige que seas más cuidadoso al seleccionar tu equipo. Si te gusta ir como tanque entonces consíguete un buen ingeniero y un adepto que haga levitar a los enemigos, te darás cuenta lo divertido que es rematarlos en el aire. Hay muchas posibilidades y dependerán de tu estilo de juego.

El sistema de combate también ha cambiado, de hecho da la impresión de que BioWare explotó la función de cobertura que ofrece el motor de Unreal. Por momentos y en las dificultades más altas da la impresión que estás jugando Gears of War. Shepard puede correr y cubrirse o saltar obstáculos igual que Marcus Fenix; los enemigos se agrupan, te acechan e incluso se lanzan con todo si tienen un potente escudo. El combate está justificado en la historia, Shepard no tiene que lidiar más con tontas políticas gubernamentales, dispara sin papeleo de por medio.

Por último, si decides importar a tu jugador de Mass Effect te complacerá saber que hay múltiples opciones de personalziación. Ya sea que decidas escoger una nueva clase, mejorar la apariencia o de plano hacer un cambio radical, todo es posible. Dependiendo del nivel que tengas se ofrecerán bonificaciones en créditos así como una transferencia de los minerales recuperados. Las decisiones que tomaste tienen espacio en esta historia, encontrarás nuevas opciones de diálogo y otras situaciones que no me gustaría spoilearte.

Conclusión

Hay mucho por descubrir, planetas a escanear para obtener minerales que te ayudarán a desarrollar armas o aditamentos extra. Giros inesperados en la historia y situaciones amorosas o vergonzosas. Mass Effect 2 ha balanceado de manera impecable el diseño de juego al ofrecer la cantidad ideal de cada elemento; el resultado es un juego donde invertirás horas de tu vida con tal de conocer el desenlace y sus variantes.

Si decides empezarlo te recomiendo terminar tus pendientes, preparar una taza de café (o te) y disfrutarlo sin presión alguna. Mass Effect 2 no es un juego para desbloquear logros o trofeos, tampoco es la experiencia cinematográfica ni todo ese bluff de mercadólogo que nos aventaron las últimas semanas. Mass Effect 2 es un RPG que marca el camino a seguir por el resto de estudios que decidan hacer un juego de este género.

Lo imperdible

  • Buen balance de juego
  • La personalidad de aliados y enemigos
  • Historia que engancha
  • Sistema de batalla

Lo impresentable

  • El escaneo de planetas puede volverse tedioso
Impecable
… ¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas?”