EEUU va a patrullar Internet EEUU va a patrullar Internet

Adiós a la Internet como la conocías

EEUU va a patrullar Internet

por

Adiós a la Internet como la conocías

Para el *común de los mortales, Internet parece ser una tierra sin dios ni ley, donde coexisten “buenos” y “malos” por igual, donde al hacer una búsqueda por “Mi Pequeño Pony” puedo encontrar capítulos para mi sobrina de 5 años o bestialidad hardcore. Bueno, esta “tierra de nadie” dejará de serlo gracias a nuevas políticas de seguridad para la Internet 3.0 impulsadas por el gobierno de Obama.

Bienvenid@ a la era de la Internet Police

Esta “Política de Internet 3.0” busca establecer políticas de comunicación entre agencias gubernamentales, gobiernos extranjeros y comunidades claves de Internet, de acuerdo a lo expresado por Larry Strickling -uno de los funcionarios más importantes del Departamento de Comercio de EEUU. Los temas a tratar en las conversaciones entre estas organizaciones abarcan la protección a menores, la privacidad, la cyber-seguridad, la protección de derechos de autor y la gobernabilidad de la Internet.

Los resultados de este intercambio de ideas podrían dar la pauta para futuras legislaciones con respecto a los temas tratados aunque Strickling promete “flexibilidad”.

¿Por qué este cambio? La culpa la tiene la evolución de la Internet, que ha cambiado de gorditos tetones en sus piezas a gorditos tetones manejando comunidades sociales y -más importante aún- de negocios lo que obliga a “tomar las reglas de manera más seria”.

Esto se suma a medidas de control de la Internet como las tomadas por los países que aprobaron la ley del tercer strike. Para un mayor detalle de las razones detrás de la “Política de Internet 3.0” y lo que se espera para más adelante pueden leer la declaración entregada por Strickling aquí.

Al parecer, llegó la hora de hacer un formateo de bajo nivel y borrar los FLACs.

*Si eres Salfate entonces sabes hace rato de ECHELON y navegas detrás de 7 proxies.

Link: US government rescinds ‘leave internet alone’ policy (The Register)