Ex ejecutivo relata la "destrucción creativa de Microsoft"

Ex ejecutivo relata la "destrucción creativa de Microsoft"

Microsoft ha perdido la chispa. (cc) Robert Scoble

"A diferencia de otras compañías, Microsoft nunca desarrolló un verdadero sistema de innovación", dice Dick Brass, un ex vicepresidente de la empresa, en una columna publicada hoy en el New York Times.

En el texto, Brass se pregunta por qué Microsoft, "la compañía más famosa y próspera de tecnología de Estados Unidos, ya no nos trae el futuro, sean tablets como el iPad, e-books como el Kindle de Amazon, smartphones como Blackberry y el iPhone, buscadores como Google, sistemas de música digital como el iPod e iTunes, o servicios web como Facebook o Twitter".

"A pesar de tener uno de los más grandes y mejores laboratorios corporativos del mundo, y el lujo de no tener uno, sino tres gerentes de tecnología, la compañía rutinariamente logra frustrar los esfuerzos de sus pensadores visionarios", declara lapidariamente Brass.

De acuerdo al ex ejecutivo, Microsoft se ha transformado en un "innovador torpe y no competitivo", cuyos productos son "satirizados, muchas veces injustamente pero a veces con razón". Brass pone dos ejemplos. El primero se refiere a un grupo dentro de la empresa que desarrolló una forma muy clara para desplegar texto en la pantalla, haciéndolo más fácil de leer, con la idea de ayudar la venta de e-books.

Sin embargo, otros grupos dentro de la empresa se sintieron amenazados por este invento llamado ClearType, y lo sabotearon diciendo que la tecnología hacía que se viera mal y que a los lectores les doliera la cabeza. Pasó una década antes de que ClearType apareciera finalmente en Windows.

El segundo ejemplo relata que en 2001, cuando se estaba desarrollando el tablet PC en Microsoft, el vicepresidente a cargo de Office decidió que no le gustaba el concepto, ya que él prefería los mouses y teclados en lugar del stylus que los equipos ocupaban entonces.

Para garantizar que el proyecto fracasaría, se rehusó a modificar las aplicaciones de Office para que funcionaran con el tablet, de modo que para ingresar un número en Excel era necesario escribirlo en una caja especial que se abría aparte y transferir el texto a Office. Un sistema "molesto, torpe y lento", dice Brass, apuntando que hasta el día de hoy Office no se puede usar bien con un tablet, continuamente saboteado por la misma compañía

Microsoft "ha creado una cultura corporativa disfuncional en la que los grandes grupos establecidos tienen permitido sermonear a los equipos emergentes, minimizar sus esfuerzos, competir injustamente contra ellos por los recursos y eliminarlos de la existencia en el tiempo".

Brass señala que Microsoft tiene un "pasado fabuloso y un envidiable y próspero presente", pero que si no recupera su chispa creativa, está en duda si tendrá mucho futuro.

Link: Microsoft's Creative Destruction (NYTimes – Gracias Rodrigo)