Cinco innovaciones para las ciudades de los próximos 5 años

Cinco innovaciones para las ciudades de los próximos 5 años

Hace tiempo que se viene hablando de las “ciudades inteligentes” del futuro. Tal vez serán como en los Supersónicos y habrá tubos de transportación, o como en Volver al Futuro con autos voladores, o como en Minority Report con pantallas transparentes que se manejan con las manos.

Al menos en los próximos cinco años no habrá nada de eso, según lo que dice IBM. La compañía dio a conocer su tradicional lista “Next Five in Five”, que son cinco innovaciones para los próximos cinco años, pero esta vez enfocadas en las ciudades del futuro. Esta es la lista:

  • Transporte limpio: Los combustibles fósiles irán desapareciendo, y nuevas tecnologías en base a baterías los reemplazarán. Mejores sistemas de almacenamiento de energía permitirán que autos y buses circulen a las mismas velocidades que lo hacen hoy, pero usando energías renovables como la eólica o solar.
  • La salud del futuro: Los funcionarios de salud pública sabrán cuándo, dónde y cómo se diseminan las enfermedades, incluso detectando cuáles son los vecindarios que serán afectados después. Habrá herramientas para detectar, rastrear y preparase mejor para las enfermedades (un poco parecido a lo que ocurrió con el virus H1N1, que se podía ver en Google Maps, pero ahora con la capacidad de predecir). Además aparecerá una “Internet de la Salud”, en la que hospitales podrán compartir información médica anónima de manera generar mejores estadísticas y evitar la diseminación de enfermedades.
  • Ahorro de agua: Hay teóricos que sostienen que las guerras del futuro serán por el agua, y puede que tengan razón. Pero si se logra crear sistemas para aprovechar mejor este recurso, quizás no necesitemos irnos a la guerra. Según IBM, hasta 50% del agua de una ciudad se pierde por fugas en las cañerías. En el futuro, las tuberías tendrán sensores que advertirán cuando hay una fuga y darán a conocer el punto exacto del problema, permitiendo que pueda ser reparado rápidamente, a diferencia de hoy que para encontrar la falla hay que desenterrar todo el tubo. También mejorarán los sistemas de reciclaje y reutilización de agua, como los sistemas de purificación para hacerla potable.
  • Los edificios estarán vivos: Ok, no realmente vivos, pero actuarán casi como si lo estuvieran. Los edificios serán construidos de forma inteligente, y los sistemas de calefacción, agua, gas, drenaje, electricidad y otros servicios serán pensados de manera integral, en lugar de ser gestionados independientemente como ocurre hoy. El edificio tendrá sensores por todos lados para detectar la temperatura, movimientos de personas, humedad, alumbrado, etc, y aprovechar las condiciones ambientales externas (si hay mucho sol, apagar las luces). Advertirá si necesita ser reparado en alguna parte, monitoreará el consumo de energía y avisará si se quemaron las ampolletas en el piso 4.
  • Ciudades que predicen el futuro: Las ciudades podrán reducir el crimen y prevenir emergencias, con sistemas para analizar la información que viene de las mismas urbes. Programas analizarán los datos que llegan en tiempo real de cámaras de seguridad, informes del tiempo y otros, detectando potenciales riesgos y permitiendo que éstos puedan ser arreglados antes de que se produzcan los problemas.

¿Es posible todo esto en cinco años? Probablemente no lo veremos en todas las ciudades del mundo, aunque si hay un par que lo logran, ya es una inspiración para las demás.

Link: IBM