Un protozoo que diseña redes ferroviarias

Un protozoo que diseña redes ferroviarias

Evolución de la colonia de Physarum, (c) Science Magazine

Durante varios años me tocó trabajar en una consultora de transporte especializada en proyectos ferroviarios. En esos proyectos conocí a verdaderos gurús del transporte, como también me topé con otros interlocutores que no eran tan brillantes. Si bien puedo dar fe de la existencia de ingenieros unineuronales, hasta hoy no pensé que también podría haber  ingenieros unicelulares.

La ameba Physarum polycephalum es un protozoo unicelular que compensa la escasez de células organizándose en colonias de muchos individuos, como quien dice “no seremos machos pero somos muchos”. Esas colonias cumplen dos objetivos: rechazan la luz y en cambio adoran la comida. Para acceder a ella trazan redes de túbulos que conectan con las fuentes de alimento de la colonia. Aunque individualmente no son unas lumbreras del pensamiento racional, al operar en colonia los Physarum logran soluciones que sorprenden a los científicos.

El experimento que hoy nos convoca fue presentado como  Rules for Biologically Inspired Adaptive Network Design y se publica en la edición de Science Magazine de este mes. En él,  una colonia de Physarum fue puesta en un escenario particular. Se trataba de un tablero traslúcido con montoncitos de comida en posiciones que reproducen la ubicación de Tokio y sus ciudades satélite. La topografía del terreno fue imitada estableciendo zonas de luminosidad que desalentaran al Physarum a trazar líneas rectas, obligándolo a transitar por los valles de menos intensidad lumínica.

El resultado, que ven en la foto de arriba, es un sistema muy similar a la actual red ferroviaria de trenes de cercanía que los ingenieros japoneses demoraron años en trazar y optimizar. Sorprendidos por el ejemplo, los científicos han ido desarrollando algoritmos que imitan el “razonamiento colectivo” del protozoo, y han encontrado así soluciones rápidas, eficientes y tolerantes a fallos con mucha más eficiencia que los algoritmos actuales basados en partición modal, cadenas de Markov y métodos numéricos.

Salvo por la experiencia de primera mano con el Transantiago, desconozco la realidad particular del transporte público en el resto de América Latina, pero apostaría a que todos  nos hemos quejado de la incomodidad de los buses o los ferrocarriles urbanos. A lo mejor para remediarlos necesitamos contratar menos ingenieros y criar más protozoos.

Link: Publicado en Science: Un protozoo «ingeniero” capaz de diseñar una red de ferrocarriles (Francis The Mule News)