[metroimage ids=”38-307345,38-307346,38-307348,38-307350,38-307352,38-307354,38-307356,38-307358,38-307360,38-307361,38-307363,38-307364,38-307366,38-307368,38-307370,38-307372,38-307374,38-307376,38-307379,38-307381,38-307384,38-307387″ imagesize=”large”]

The Legend of Zelda: Spirit Tracks [NB Labs]

En vías de una nueva aventura...

Con más de 20 años de historia y uno de los legados más importantes en el mundo de los juegos de video, The Legend of Zelda se mantiene como una de las series más importantes en la industria porque de uno u otro modo ha establecido las reglas por las que se rige el género de aventura y ha generado muchos de los elementos centrales de la narrativa interactiva. En este título, el 15vo de la serie y el segundo que se edita para el Nintendo DS, Eiji Aonuma -productor y director del juego- retoma el universo que nos presentó en The Wind Waker y Phantom Hourglass para llevar a nuestro héroe por un mundo que nos parece familiar, pero que ofrece una historia que resultará de sumo interés para quienes lo acompañen en este viaje.

A lo largo y ancho de Hyrule se extienden las vías espirituales, caminos que han conectado las diversas regiones del reino desde siempre. En este mundo Link es un aprendiz que algún día espera ser parte de los ingenieros ferroviarios más importantes de la historia pero, para lograrlo, deberá saber las razones por las que las que esas vías han comenzado a desaparecer. Con la intervención de la Princesa Zelda, quien le revela el verdadero origen de esos caminos, Link descubre que las vías son en realidad candados con los que una poderosa fuerza fue encerrada en la Torre de los Espíritus y que, buscando liberar la destrucción, una fuerza misteriosa ha comenzado a destruirlos.

Malladus, el Rey Demonio, jamás pudo ser vencido por los guerreros de la región, de tal forma que al final fue sometido por los sabios de otros tiempos pero ahora, el malvado Canciller Cole busca liberarlo para hacerse del reino. Interceptando a Link y Zelda en su búsqueda por recuperar el poder de las vías, el Canciller ataca a Zelda y se apodera de su cuerpo para usar sus poderes sin percatarse de que el espíritu de la princesa ha quedado libre y ahora acompañará a Link a los diversos calabozos de donde recuperará las armas y la energía que necesita para enfrentar a Malladus y vencerlo de una vez por todas.

Uno de los puntos que más me llamó la atención de The Legend of Zelda: Phantom Hourglass fue la manera en como sus desarrolladores lograron emular el trabajo gráfico que se vio en la entrega de la serie para el GameCube en el Nintendo DS. Para esta secuela, si bien se utilizó el mismo motor gráfico de esa entrega, éste ha sido refinado para ofrecer un trabajo con mayor nitidez y claridad, el cuál no sólo permite que se encuentren mucho más elementos en pantalla, sino que también hizo que el equipo desarrollador tuviera la oportunidad de jugar un poco más con la planeación de los escenarios y los retos que tendría que enfrentar el jugador a lo largo de la historia.

The Legend of Zelda: Spirit Tracks es un título más extenso que su antecesor, el cuál fue replanteado por sus creadores para ofrecer acertijos y retos que no sólo utilizan las diversas capacidades del Nintendo DS, sino que en su planteamiento exigieran un poco más de ingenio del jugador. En palabras de su productor, una de los objetivos más importantes del título era ofrecer retos que no se resolvieran de la misma forma en como se han presentado muchos otros en las entregas anteriores de la serie, buscando así darle una sensación de frescura tanto para los fanáticos como para quienes esta entrega es la primera que juegan en su vida.

En este título uno controla a Link con el stylus, de tal forma que el personaje se dirige hacia el lugar que se toque en la pantalla táctil y con ligeros golpecitos se ataca o se mueve hábilmente durante las peleas, así como también para hacer uso de las nuevas herramienta de Link como el lazo, o clásicas como el boomerang mágico. Aparte, accesorios como la flauta y la hoja del viento usan el micrófono para que, soplando en él, sea el jugador quien les de el viento necesario para hacerlos funcionar; claro, hay otros usos más ingenuos que tendrán que ver con cerrar la consola en el momento indicado o gritarle a la misma para hacer reaccionar a un personaje que nomás no se despierta. Dentro de las variaciones generales, aparte de que ahora manejamos un tren armado con un cañón en lugar del barco que se utilizó en la entrega anterior, también contamos con un mejorado sistema para varios jugadores, el cuál aunque ya no usa la red Wi Fi para conectarse con otras personas vía internet, mantiene la dinámica de intercambio de tesoros.

Sabemos perfectamente que, con más de 20 años de existencia, resulta todavía difícil hallar opciones para relatarnos una historia verdaderamente nueva de la leyenda de Zelda, pero el carisma de sus personajes y esa emoción que transmite al jugador con cada entrega siguen tan vigentes en esta entrega como lo fue esa primera aventura en el reino de Hyrule. The Legend of Zelda: Spirit Tracks es un título completo, que realmente nos permite ver que esta historia nunca dejará de sorprendernos.

Lo Imperdible:

  • Gráficas y dirección de arte.
  • Banda sonora.
  • Mejor implementación en el uso del stylus.
  • Diseño de calabozos.

Lo Impresentable:

  • Opciones para varios jugadores están de relleno.
  • No cuenta con modo en línea.
  • Propuesta poco original.
  • Juego es relativamente corto.
Bueno
… bueno, como todos los demás”