[metroimage ids=”38-306290,38-306292,38-306294,38-306296,38-306298,38-306299,38-306303,38-306307,38-306309,38-306312,38-306315,38-306318,38-306322,38-306323,38-306327,38-306330,38-306334,38-306337,38-306340,38-306344,38-306348,38-306351″ imagesize=”large”]

Mass Effect [NB Labs in Taim]

El origen de la franquicia espacial de BioWare

En el año 2148 d.C., la humanidad encontró tecnología extraterrestres en el planeta Marte, con la cual lograron realizar viajes espaciales a una velocidad superior a la de la luz. Eventualmente, esto los llevó a salir del Sistema Solar, conocer nuevas razas alienígenas y colonizar otros planetas.

Ahora, 35 años después, la tranquilidad de Eden Prime, una de las tantas colonias humanas en la galaxia, se ve amenazada por un grupo de seres sintéticos conocidos como Geth. Todo parece indicar que Seren Arterius, uno de los mejores agentes operativos del Consejo, lidera a este grupo de robots en la búsqueda por una baliza creada por los Proteans, una raza que se extinguió misteriosamente hace más de 50 mil años.

En Mass Effect controlas al comandante Shepard, que puede ser hombre o mujer, y a otros dos miembros de su equipo, quienes tienen a su disposición un gran arsenal, además de habilidades bióticas y tecnológicas.

Aunque es esencialmente un RPG, Mass Effect también combina elementos de disparador en tercera persona y estrategia en tiempo real, con la opción de pausar el combate para asignar acciones a cada uno de los personajes. Es importante recordar esto, pues si intentas jugar Mass Effect como si se tratara de Gears of War o Halo te llevarás una desagradable sorpresa.

A primera instancia no podrás hacer un headshot con tu rifle de francotirador, pero como en todo RPG, al subir de nivel podrás incrementar tus habilidades, así que con los suficientes puntos de talento en esa especialización podrás eliminar a tus enemigos a larga distancia con un solo disparo.

El sistema de combate no es tan complejo como pudiera parecer en un inicio, todo es cuestión de agarrarle la onda y acostumbrarte, pero sí es recomendable darle una buena leída al manual de instrucciones, pues el juego carece de un tutorial robusto que te aclimate a los controles y comandos. Fue hasta mi segunda vuelta en el juego que me enteré que podía asignar una habilidad especial al botón RB, además de disparar misiles y utilizar mira telescópica en el vehículo Mako.

Como en otros juegos de BioWare, Mass Effect cuenta con árboles de diálogos para interactuar con el resto de los personajes. De acuerdo a la opción que elijas, podrás resolver un conflicto de rehenes sin disparar una sola vez o terminar con los lazos diplomáticos entre dos facciones en conflictos.

Esto, a su vez, permite que cambies el curso de varios eventos con las decisiones que tomas. Aunque la mayoría no tienen un impacto permanente en la historia, salvo dos o tres eventos cerca del final, todas tus elecciones dejarán marca en Shepard, pues sus respuestas afectarán un medidor de moralidad que lo identificará como un renegado o un modelo a seguir. Esas mismas respuestas son comunicadas por Shepard con una actuación de voz de altísima calidad.

Ahora, a todo lo anterior agrégale una historia dinámica que logra mantener el ritmo adecuado para que permanezcas intrigado, personajes con su propio bagaje cultural y motivaciones particulares, y un misterio detrás de lo que parece ser una simple misión de “ve y mata al malo” y obtendrás otro gran éxito de BioWare.

Sin embargo, a pesar de sus logros, Mass Effect tiene algunos tropiezos técnicos. Inicialmente no es un problema, pero una vez que acumules una gran variedad de armamento y equipo protector te darás cuenta que sólo puedes guardar 150 artículos a la vez, el resto tendrás que destruirlo o venderlo.

Para hacerlo más difícil, la interfaz para administrar tu inventario está pésimamente diseñada, pues no puedes visualizarlo por completo. El sistema agrupa a cada arma por su tipo, pero no te permite verlo en relación al fabricante, precio, o personaje al que se lo puedes asignar, esté o no en tu partida.

Otro detalle molesto son los tiempos de carga, lo cuales decidieron ocultar con el sube y baja de elevadores. También, las gráficas tardan unos cuantos segundos en desplegar sus texturas; no me quejaría si sucediera en contadas ocasiones, pero el problema persiste cada vez que el juego carga un escenario. Pero al final de cuentas, contraponiéndolas con los aciertos, esas fallas son sólo detalles que espero resuelvan para la próxima entrega.

Mass Effect mezcla una narrativa cinematográfica con un sólido sistema de juego creado por la combinación de un RPG y un título de acción. El viaje está tan cargado de aventura, exploración, disparos, adrenalina y tensión que una vez concluido, querrás iniciarlo nuevamente y hacer las cosas de manera distinta.

Muy Bueno
… mezcla una narrativa cinematográfica con un sólido sistema de juego”