[metroimage ids=”38-88160,38-88162,38-88163,38-88166,38-88168,38-88172,38-88174,38-88177,38-88181,38-88184,38-88186,38-88189,38-88191,38-88192,38-88195,38-88198,38-88199,38-88202,38-88204,38-88206″ imagesize=”large”]

La Sala de Máquinas de ALX [NB Rum]

Un Rum con buena dotación de clásicos

Este es el cuarto de ALX.  No digo mi cuarto, ya que somos 3; soy el mayor de 3 hermanos y todos llevamos los 8 bits y los joypads en la sangre.  Primero lo primero: vivimos en Santiago de Chile y hemos tenido un aparato de videojuegos desde mi querido Atari 65 XE en 1989 (aún está guardado en alguna parte de mi casa, ni idea donde).  Comenzamos a comprar nuestros propios juguetes desde la Nintendo 64 y de ahí en más sólos nos hemos costeado nuestro hobby.

La generación pasada tuvimos una PS2 (y una Dreamcast, si lo quieren contar como generación anterior) y, al ir en pro de nuestra Xbox 360 -crisis varias- mucho debió ser vendido.  A cambio y gracias a Ebay, pude comprar y disfrutar juegos que jamás pude jugar al no tener la primera Xbox.  Por otro lado, títulos como Max Payne 1 y 2 quedaron mucho mejor para primera máquina de Microsoft.

Nuestra 360 tiene un disco de 60gb, es una Arcade (debí cambiarla, es mi 2da máquina, p*tas luces rojas) y tenemos 2 controles: la edición verde inalámbrica y un Madkatz con cable (tiene unos análogos muy cómodos y es ideal para juegos de primera persona).  En este momento en Live mis hermanos patean traseros en Street Fighter IV, yo disfruto de Borderlands y todos jugamos Modern Warfare 2.

Mi pieza de juegos tiene a un PC de escritorio (nada de otro mundo, pero se la puede con todo lo que necesito y lo hace bien) y, justo al lado, ese cómodo viejo sofá frente a un monitor CRT de 22 pulgadas.  No había dinero para plasmas, leds o lcds, así que mi hermanos consiguió el monitor en 25 mil pesos chilenos (unos 50 dólares americanos) y disfrutamos de nuestra consola en 720p.  Además, lo tengo conectado a un set de parlantes Logitech 2.1 (regalado por mi novia, lejos la mejor novia que un gamer podría pedir) y suena muy bien, sobretodo los bajos, los golpes y las explosiones.  Por otro lado, uno de mis hermanos tiene un netbook y una PSP 2000; ayuda a pasarlos ratos y a que no todo se concentre en un sólo cuarto.

A pesar de que tengo una PlayStation que uso muy poco, lo que viene es mi orgullo: mi colección de juegos de la primera Play.  Los junté con los años y ahora están ahí, vivo reflejo de una era distinta y más carismática que otras.  Títulos que son todos unos clásicos (y uno que otro por ahí, unas groserías en CD, pero me salieron baratos).  Además, ahí se encuentra el único juego de PS2 que alcanzó a quedar: SH3, incluyendo obviamente la banda sonora de Akira Yamaoka.

Había más, pero se tuvo que ir (lamento time): vendí, además de mi Dreamcast y mi PS2, Panzer Dragoon Orta, Black, MegaMan Anniversary Collection, Conker Live and Uncut y Silent Hill 2 de Xbox, Einhander, Silent Hill 1, Dino Crisis 1, CastleVania: Symphony of the Night y Metal Gear Solid de PSX.   Uffff, pensar que nunca les saque una foto… xD.

Hé ahí nuestro cuarto muchachos, nuestro rincón.  Si alguna vez quieren jugar vía Xbox Live, nuestro gamertag es: AlmendraManX.  Y anímense, envíen un correo electrónico a niubie@betazeta.com con el encabezado “Niubie Rum” y las fotografías correspondientes de su querido lugar de juego.

PD: Si alguna vez necesito el dinero, ofreceré parte de mi colección de PS1.  Sé que habrá más de un interesado (eso espero :S).

PD2: A pesar de cobrar faltas a cada rato, Winning Eleven 9 (PES6) es lejos el punto más alto de la saga de Konami.

PD3: Para los flojos si, el cuarto está al lado del baño.

Link: Niubie Rumz