España: La SGAE, ahora va por los ancianos y las fiestas populares

España: La SGAE, ahora va por los ancianos y las fiestas populares

El Monasterio de Ripoll, protegido por la UNESCO, es de los pocos espacios de la zona exentos del pago a la SGAE… de momento

Era de esperar que las entidades de gestión de derechos de autor se enfadarían durante el día de ayer porque su particular juicio final no les salió como esperaban.

Una pequeña representación de las entidades – y cuando digo pequeña me refiero a 4 de las más de 15 que existen – se unieron en una asociación y protestaron contra las acusaciones que hizo la Comisión Nacional de la Competencia, que indicó que manejan de una forma “monopolística” y poco transparente los derechos de propiedad intelectual.

Pese a lo demoledor del informe, las entidades de gestión recibieron el respaldo de la Ministra de Cultura Ángeles González Sinde, que afirmó que se encuentran dentro de la legalidad.

Por otra parte, la mayoría de partidos políticos (menos 2 que se abstuvieron, uno de los cuales es el principal opositor del Gobierno y que espera acontecimientos) solicitaron la retirada en bloque la ‘ley antidescargas‘ y amenazan con boicotear la subcomisión de cultura si no se salvaguardan los derechos fundamentales de los internautas. Los expertos que apuntan que los dos partidos políticos que se mantienen al margen han recibido presiones para que no manifestasen su postura van en aumento. A la postre, nada nuevo en el horizonte que no se viera a venir.

Pero mientras todo esto ocurre en las más altas instancias del Estado, al nivel de suelo, donde nos encontramos los ciudadanos de a pie, la SGAE, una de las mayores entidades de gestión sobre la que hemos hablado que ahora está atacando a las peluquerías, ataca también a los más débiles: los ancianos de una comarca catalana.

En España existen muchos centros sociales sin afán de lucro que acogen ancianos. No son residencias geriátricas, sino que no son más que locales donde los ancianos realizan actividades en compañía de sus semejantes, hablan de sus cosas, tienen rincones de lectura, talleres, practican juegos de mesa… y ven la televisión. El hecho de ver la televisión es el motivo sobre el por qué la SGAE pretende cobrar un canon a estos centros, ya que la organización considera que deben pagar derechos de autor.

La mayoría de alcaldes de la zona, el Ripollès, literalmente están montando en cólera ante unas prácticas que consideran mafiosas, pero muchos están cediendo ante tales exigencias, porque se ven amenazados con multas millonarias. Y es que en la comarca la batalla con la SGAE se remonta años atrás, cuando la entidad de gestión empezó a cobrar en concepto de derechos de autor por la celebración de fiestas mayores y patronales, por representaciones y bailes tradicionales propios de la región, incluso en un playback representado en la capital. Todos los casos mencionados son actos gratuitos, pero en algunos casos el pago de una entrada era necesario para cubrir los gastos propios de la organización, o bien tenía un destino benéfico. De todas formas, estamos hablando de actos sin afán de lucro.

Todo el asunto se está tramitando con cruces de acusaciones de malas formas, falta de educación, y en fin, que las autoridades regionales se encuentran intentando poner paz y hacen un llamamiento a la calma y al consenso. Si9 en otras zonas no solo de Cataluña, sino de España, no ha habido consenso, la gente del Ripollès tampoco cederá ante la SGAE.

Link: La SGAE enfurece al Ripollès al exigir a los casals d’avis que paguen por el uso de la tele (La Vanguardia)