[metroimage ids=”38-299589,38-299591,38-299594,38-299595,38-299596,38-299597,38-299598,38-299599,38-299603,38-299604,38-299606,38-299608,38-299610,38-299612,38-299614,38-299616,38-299619,38-299623,38-299626,38-299627,38-299628,38-299629″ imagesize=”large”]

We Cheer 2 [NB Labs]

Una nueva definición de placer culpable...

We Cheer fue uno de esos títulos ‘originales’ para Wii que apenas se anunció, no sólo llamó la atención con su propuesta, sino que también hizo que una extensa cantidad de compañías comenzaran a desarrollar sus propias versiones con tal de hacerse un lugar dentro del ‘innovador’ género que descubrió Namco Bandai. Mientras unos se preguntaban porque había salido este juego y otros no sabían cuál sería su chiste más allá de mover los Wiimotes en una dinámica que se resulta tan ridícula como poética (o eso dicen), We Cheer se hizo increíblemente popular entre las videojugadoras casuales y la comunidad gay de Norteamérica, dando lugar a esta secuela que ahora, además de traer más música, permite que niños puedan unirse a las niñas en cada presentación.

We Cheer 2 no se aleja mucho del concepto y presentación de su predecesor. El modo de carrera te pone al comando de un protagonista, sea niño o niña, con el cuál comenzarás a participar en diversos eventos para subir de rango y lograr que nuevos personajes se unan a tu tropa. Con tu equipo formado, y según las competencias que vas superando, vas obteniendo uniformes nuevos, los cuáles puedes personalizar con el logotipo y colores que desees, al igual que también podrás reinventar la imagen de los miembros de tu equipo cambiándoles el tono de la piel, forma y color de cabello, rasgos de cara, etc…

En este juego se toman uno o los dos controles de Wii a manera de pompones y deben seguirse los movimientos que se indican en pantalla, presionando el botón B al final de cada uno para obtener puntos y mantener la secuencia del baile con el ritmo de la música. Conforme se avanza en la competencia uno descubre que no sólo los movimientos se vuelven más exigentes, sino que éstos sí fueron diseñados por porristas y vaya que pueden resultar ser un ejercicio interesante para quienes se sienten atraídos por los títulos ridículos y el gusto culpable.

Gráficamente el título no varía en nada con su predecesor, pero ahora, además de contar con niños para usarse en el equipo de porristas, Namco Bandai seleccionó una interesante serie de canciones, las cuáles van desde el clásico Mickey de Toni Basil, Tubthumping de Chumbawamba y la versión que hizo Fall Out Boy de Beat It, hasta temas que realmente no vienen al caso como Popular de The Verónicas y Song No. 2 de Blur. Obviamente, nomás para meterle más arcoíris al juego, también anda por ahí la canción Just Dance de Lady Ga Ga.

Como gusto culpable, pasatiempo interesante o de plano, ganas de hacer el ridículo sin que alguien te vea, o hacerlo en equipo en los modos donde pueden participar hasta cuatro personas al mismo tiempo, We Cheer 2 resulta culposamente divertido, aunque la verdad las diferencias entre su primera versión y la secuela no son muchas.

Lo Imperdible:

  • Mayor diversidad de personajes para formar tus equipos.
  • Mejor planeación de las tablas para cada canción.
  • Extensa variedad de opciones para personalizar a tu equipo.
  • Modo cooperativo y de competencia. Pena compartida.

Lo Impresentable:

  • No hay mejoras significativas en comparación con su predecesor.
  • Selección de canciones es algo arbitraría.
  • Requiere de gran espacio frente a la televisión para jugarlo.
  • Retos finales son verdaderamente extenuantes.
Cursi
…si eres fanático de la actividad física, éste será tu gusto culpable”