TSA acosa a bloggers

TSA acosa a bloggers

Esos guantes de latex son un mal presagio… (cc) Steuben – Flickr

Después del intento de atentado del nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, la TSA (Transportation Security Administration) de los Estados Unidos se ha puesto más saltona que nunca, y el blogger Steven Frischling lo experimentó en carne propia.

Resulta que la TSA envió un nuevo protocolo para la revisión de los viajeros, que incluye el cacheo de piernas y torso. La idea es impedir que alguien más intente ocultar un artefacto peligroso en su ropa interior. Este protocolo fue enviado a diversas autoridades del transporte, a decenas de líneas aéreas, y a las autoridades de otros países (empezando por Nigeria) cuyos residentes serán revisados en forma especialmente concienzuda en los aeropuertos de USA.

Pues bien. Steven Frischling, quien escribe en un blog para la línea aérea holandesa KLM y es un blogger especialista en viajes, recibió también el protocolo de la TSA y lo publicó. 24 horas después dos agentes fuertemente armados golpearon a su puerta.

Frischling estaba solo con sus tres hijos. Obviamente intimidado por la presencia de dos Men in Black y con su hijo de tres años en brazos, debió escuchar cómo lo amenazaban para que revelara su fuente. En efecto, los agentes querían saber quién le había pasado el protocolo, y durante la conversación lo amenazaron con cárcel, con hacerle perder su trabajo en KLM y con ponerlo en la lista de las personas que constituyen un riesgo para la seguridad, lo cual le dificultaría encontrar trabajo o viajar por el resto de sus días. Finalmente, no antes de repetir esas y otras amenazas, sacaron una orden judicial que ordenaba a Frischling a revelar la información (¿Hubieran partido por eso, no?).

Frischling tuvo que aguantar que revisaran su correo electrónico y su celular, que intentaran copiar el disco duro de su notebook y luego se lo llevaran devolviéndolo -según dijo- al otro día y con el teclado inutilizado. Por cierto, la fuente fue un correo anónimo de un tal Mike, asi que poco pudieron averiguar los agentes.

Al parecer, otros bloggers están corriendo la misma suerte, o al menos en lo que se refiere a la orden judicial, aunque ninguno ha hecho un relato tan vívido como el de Frischling. Como sea, está claro que ante cualquier probabilidad de atentado los Estadounidenses entran en una especie de trance esquizoparanoide y se olvidan de las libertades individuales, empezando por la primera enmienda. ¡Y todo para proteger la confidencialidad de un documento que enviaron a medio mundo!

Asi que ya lo saben, queridos lectores. Los que tengan su propio blog, si un día reciben una papita y la publican en la esperanza de recibir miles de visitas, recuerden que no todas las visitas son igual de cordiales.

Link: TSA Threatens Blogger Who Posted New Screening Directive (Wired)