[metroimage ids=”38-108958,38-108960,38-108963,38-108966,38-108968,38-108971,38-108974,38-108976,38-108978,38-108981,38-108983,38-108986,38-108989,38-108992,38-108995,38-108998″ imagesize=”large”]

Scanners caseros de libros se toman la red

El próximo año arribarán al mercado una docena de lectores de eBooks a acompañar al Kindle de Amazon y su predecesor de Sony, el eBook Reader. Muchos de estos lectores incluyen la conexión a un servicio de venta de libros electrónicos y por si eso no bastara hay decenas de miles de libros de dominio público en Google Books, pero eso no quita la incomodidad de depender de otros para disponer de un texto digitalizado.

Considerando que no hay nada de malo en pasar a formato digital un libro que ya poseemos en papel, Daniel Reetz pensó en cómo afrontar el problema. Un scanner convencional es muy lento y pasar un texto universitario de 500 páginas puede tomarte fácil 5 horas. Un scanner especializado para digitalización de libros cuesta varios miles de dólares (donde varios significa más de 10). De modo que Reetz decidió darle una solución casera al problema.

Usando materiales de desperdicio más dos cámaras Canon Powershot A590 que hoy se venden a menos de USD$100 en eBay, construyó el atril que ven en la foto. A diferencia de los scanners especializados de USD$50.000, este no cambia las páginas, sino que el usuario debe hacerlo. Cambia una página, aprieta un botón y ambas cámaras fotografían páginas opuestas, envían la imagen a un PC, que a su vez está recibiendo con un software que convierte el resultado a PDF. En 20 minutos puedes escanear fácil 400 páginas.

No contento con ver su proyecto terminado, Reetz liberó una guía explicando paso a paso cómo construir un scanner de libros casero. Gracias a ella otros se animaron y formaron la comunidad DIYBookScanner, en donde hicieron mejoras al diseño y construyeron versiones muy ocurrentes del prototipo.

A riesgo de dejar caer el carnet, quiero rememorar que cuando aparecieron los MP3 no existían las aplicaciones P2P que existen hoy. No había The Pirate Bay, no existía ni siquiera Napster. La gente ripeaba sus discos usando, por ejemplo, el MusicMatch Jukebox, que eventualmente fue arruinado adquirido por Yahoo. Gracias a Reetz y sus nuevos discípulos, en la era de los eBooks ahora podremos hacer lo mismo, ripeando nuestros libros en casa, si nos animanos a construir uno de estos armatostes.

Link: DIY Book Scanners Turn Your Books Into Bytes (Wired)