God of War Collection [NB Labs]

God of War Collection [NB Labs]

Kratos portátil para la Vita, hecho muy a la rápida.

Plataformas: PS Vita
Desarrollador: Ready at Dawn
Distribuidor: SCE

En el momento en que procedo a comenzar God of War en la PS Vita, se trata de la décima vez (o tal vez más) en que juego la misma sección. No es primera vez que lo hago en la portátil, eso sí, porque la edición de PS3 tiene soporte para juego remoto y eso significa que se podía jugar sin mayor problemas vía juego remoto.

Derrotada la hidra y sus cabezas, avanzo un par de niveles más, recorro la Atenas envuelta en llamas y caos, veo a Ares en la distancia combatiendo con los pobres mortales. Es el God of War de siempre, en versión pequeña. Aún así, hay algo que no encaja bien, un detalle que pude detectar a los cinco minutos de juego y que mi mente trató de obviar. No se puede, porque está siempre ahí y es muy palpable.

Ahora es el turno de God of War II. Este juego se ve algo mejor, principalmente gracias al buen trabajo de ingenieros y artistas de Santa Monica. El salto visual es importante y en la pequeña OLED se nota. La batalla contra el coloso de Rhodas sigue siendo tan impresionante como en 2007. Luego viene la jugarreta de Zeus, la segunda chance, la presentación de Gaia y su revelación como la narradora que siempre estuvo ahí pero que nadie sabía quien era. Promesas de venganza, viaje a las hermanas del destino comenzando en un pegaso, etcétera.

Al igual que con el primer juego, hay algo que no encaja bien tampoco en God of War II.

Uno de los pilares de la experiencia God of War, además de su narración y su presentación, es la precisión de los controles. En PS2 el framerate estaba muy cercano a los 60 cuadros por segundo, y que decir de las remasterizaciones perfectas de PS3. Por el contrario, la “experiencia God of War” en PS Vita está lejos de la perfección de sus antecesores por causa de su rendimiento en general.

La fluidez de las imágenes es en general muy inconsistente, siempre dependiendo de la acción y la cantidad de elementos en pantalla. En pasillos cerrados y con pocos enemigos el control es aceptable; no excelente ni perfecto, simplemente aceptable. Pero basta con entrar a secciones más abiertas y con harta presencia enemiga para que la estabilidad desaparezca y la respuesta del control se empiece a resentir.

La mayor tara de esta colección es que el trabajo de porteo parece estar hecho muy a la rápida. La solución para la falta de gatillos es correcta utilizando el panel táctil trasero, pero más que un gran logro de diseño se trata de una solución lógica y funcional. Pero la parte técnico-visual del juego da resultados menos felices, y un ejemplo de esto es que los videos ni siquiera se adaptaron al tamaño de la pantalla: un bonito marco negro los rodea mientras se visualizan en calidad YouTube 2007.

God of War Collection en PlayStation Vita es con toda seguridad la versión “menos buena” que existe de los clásicos de PS2. Los originales quizás se vean un poco peor en un televisor, pero se juegan definitivamente mejor; por su parte, las remasterizaciones en PS3 se ven mejor y se controlan de manera perfecta. Esta colección puede recomendarse sin problemas a cualquiera que no los haya jugado antes (¿alguien no ha jugado God of War todavía?), pero solo en el poco probable caso de que no tenga ni una PS2 ni una PS3 a mano.

El resto, puede hacer como que este producto no existe y aquí no ha pasado nada. Kratos merece un juego a la altura de su leyenda en PS Vita, o al menos, una remasterizaciones de las ediciones de PS3. Y no una escuálida re-edición de sus mejores aventuras hecha con el único fin de extraer hasta el último orbe verde del cofre.