[metroimage ids=”38-300219,38-300222,38-300225,38-300230,38-300233,38-300238,38-300241,38-300244,38-300247,38-300253,38-300256,38-300260,38-300264,38-300267,38-300271,38-300273,38-300276,38-300277,38-300278,38-300280,38-300282,38-300283″ imagesize=”large”]

A Boy and His Blob [NB Labs]

Un clásico de Nintendo crece como una aventura para Wii

En 1989, bajo la dirección y creatividad de David Crane, programador que originó la legendaria serie Pitfall de Activision, Absolute Entertaiment editó A Boy and his Blob: Trouble on Blobolonia en exclusiva para la primera consola de Nintendo. El juego, que gozó de cierta fama alrededor de su salida y se convirtió en un título de culto por aquellos que lograron entender su propuesta e incluso llegó a tener una secuela que como el original, se también quedó en el olvido. Ahora, celebrando su vigésimo aniversario y bajo la dirección de Sean Velasco, fanático del juego original, Wayfoward Entertaiment recrea esa aventura en una propuesta visualmente impresionante y con reto completamente nuevo, en exclusiva, para el Nintendo Wii.

En el manual del juego nos enteramos que A Boy and His Blob trata sobre la amistad que nace entre un niño y una masa extraterrestre, quien ha escapado de su planeta para encontrar a alguien que pueda ayudarlo a quitar del trono a un malvado rey que se apoderado de su mundo. En el juego, todo esto queda atrás puesto que la propuesta creada por los desarrolladores tomó demasiado en cuenta el perfil del usuario promedio del Wii y nos presenta un título intuitivo en toda la expresión de la palabra.

El juego está dividido en cuatro áreas básicas, las cuáles cuentan con diez niveles donde el niño tendrá que sortear obstáculos en busca de los tres cofres secretos que hay en cada una de ellas, los cuáles añaden un objeto a la colección de su guarida que sirve de entrada a un nivel especial que al superarlo, te da acceso a galerías de arte, videos, arte conceptual y otras cosas que nos muestran todo el trabajo que se hizo para este juego. Obviamente, siguiendo la dinámica de la versión original, para sortear los obstáculos el niño deberá alimentar a la masa con un dulce que, dependiendo de su sabor, determinará la forma que la masa tome para ayudarle al pequeño en su camino. Desde un paracaídas, una bola de boliche y la clásica escalera, hasta hacer un agujero en el piso o convertirse en una burbuja, la combinación de estas habilidades son las respuestas para superar cada escenario y aunque suena sencillo, la verdad es que el juego no sólo presenta una extensa cantidad de retos, sino que muchos pueden resolverse de más de una forma y esta en la creatividad del jugador encontrar la manera de lograrlo.

Dejando a un lado un muy interesante diseño de niveles, si hay algo que llama mucho la atención del título es su dirección de arte y dinámica de juego. La primera, aprovechando que ésta es una aventura en dos dimensiones, explota la capacidad gráficas del Wii para presentarnos personajes y escenarios hechos mano, dando lugar a un mundo excepcional y entrañable gracias al sutil trabajo de animación entre protagonistas, enemigos y elementos que le dan vida a cada área en donde uno se aventura. Sobre la dinámica de juego, quizá el punto más molesto sea tener que andar esperando a que la masa corra a tu paso, algo que podría sacar de quicio a los jugadores impacientes, pero que en su mayoría serán pocos, ya que éste es un título para disfrutarse tanto viéndolo como superando cada prueba.

Al igual que ha ocurrido ya con muchos otros juegos editado en los últimos dos años para la consola de Nintendo, A Boy and His Blob es una joya que por su imagen inocente y una propuesta poco atractiva se han quedado injustamente en el olvido. Quizá la nostalgia no le ayude mucho a esta versión, pero podemos asegurarles que es muy superior a la original, la cuál vale la pena. Búsquenlo.

Lo Imperdible:

  • Dirección de arte.
  • Diseño de niveles.
  • Dinámica de juego es tan intuitiva, que confunde.
  • Música.

Lo Impresentable:

  • La masa no corre a tu paso.
  • Dinámica de lanzar los dulces no es precisa.
  • Historia intrascendente.
  • Muy fácil.
Muy Bueno
…retos lógicos y entrañables hacen un juego memorable”