Tuniq versus Sunbeamtech Tuniq versus Sunbeamtech

Dos disipadores de calor que pueden ser los mejores del mercado en cuanto a rendimiento y precio por cada gramo de refrigeración, les presentamos las mejores apuestas de Sunbeamtech y Tuniq.

Tuniq versus Sunbeamtech

por

Dos disipadores de calor que pueden ser los mejores del mercado en cuanto a rendimiento y precio por cada gramo de refrigeración, les presentamos las mejores apuestas de Sunbeamtech y Tuniq.

Sabemos lo importante que es la correcta y eficiente refrigeración de nuestro procesador si queremos trabajar tranquilos y pensando en tener computador por años, pero habemos quienes disfrutamos de estrujar nuestros procesadores para obtener frecuencias atractivas, por lo que la temperatura se convierte realmente en el enemigo. Es por ello que optamos por estas soluciones algo más excéntricas para el ojo inexperto pero que brindan márgenes superiores a la refrigeración incluida de fábrica en nuestros procesadores. Es así como hemos revisado una importante cantidad de estos, en el camino nos hemos llevando gratas sorpresas y hemos derribado importantes mitos ancestrales como que el tamaño importa para obtener un rendimiento superior (así es, en los disipadores y solo en los disipadores lo pequeño puede ser mejor).

Siguiendo la misma tendencia, les contamos que los rumores han crecido poco a poco, hemos escuchado hablar del nacimiento del retador que vendría a superar al famoso y exitoso Core-Contact Freezer de la firma Sunbeamtech, les hablamos nada más y nada menos que del Tower 120 Extreme de la prestigiosa marca Tuniq, conocidísima por fabricar excelentes soluciones disipadoras para nuestros procesadores, que con un tamaño considerable y un diseño más que atractivo promete ser el rey en cuanto a mantener a raya las temperaturas se refiere. Y en esta oportunidad, aunque les extrañe, orientamos esta revisión en el alicaído zócalo 1366 de Intel, porque como les comentábamos en una revisión pasada, este no esta muerto sino que Intel nos quiso ver las pelotas se entusiasmo un poquito con el zócalo 1156.

Todo listo y dispuesto, no queda más que ver en cancha que tal se comportan estos titanes del frío.