Primer tipo de quejarse del ban venezolano (y seguir vivo)

Primer tipo de quejarse del ban venezolano (y seguir vivo)

(cc) Boing Boing

Cuando supimos que Venezuela estaría prohibiendo la venta de videojuegos violentos y mandando a la cárcel quien promoviera éstos, lo que más se repitió en nuestro sitio fueron improperios variados. De hecho, yo aprendí algunos nuevos .

En lo que respecta a la ley, ya apareció el primer gamer en quejarse de la situación, y como están las cosas en ese país, seguir vivo. Se llama Guido Núñez-Mujica, tiene 26 años, y escribió una gran y extensa carta a Boing Boing donde demuestra que Venzuela, gracias a Chávez y compañía, se ha tornado más peligrosa que Irak. La culpa según los gobernantes es de los videojuegos:

Estos juegos formaron parte escencal de mi vida, me ayudaron a darle forma a mi jóven mente, me dieron desafíos y aprendí mucho inglés, abriéndome la puerta a un nuevo mundo de literatura, música y gente de todo el mundo.

Lo que he hecho, todas mis investigaciones, cómo he podido viajar aún estando mal de dinero, el duro trabajo que convencer a la gente para invertir en biotecnología en países en vías de desarrollo y gente común y corriente; nada de eso pudo haber sido posible si nunca hubiese aprendido inglés a través de los videojuegos.

Ahora, gracias al pequeño horizonte de los pelotudos que me gobiernan, gracias a la estupidez y autoritarismo duro de las autoridades, queridos por muchos liberales, las posibilidades que mi pequeño hermano de 7 años pueda hacer lo mismo serán gravemente impactadas.

La carta sigue, pero está en inglés. Relata básicamente cómo un país en crisis social da soluciones incorrectas, entre ellas, banear videojuegos. Como si la gente no pudiese diferenciar la realidad de la ficción… pero esperen… eso es lo que la mayoría de la gente puede hacer. Incluso arriesga cárcel si las autoridades consideran que su misiva incita a los videojuegos violentos, pena que está dispuesto a aceptar en vez de traicionar la cultura gamer.

Yo ni cagando viajo a Venezuela.

Link: Venezuela bans violent video games: a first-person guest essay (vía Kotaku)