[metroimage ids=”38-311842,38-311844,38-311846,38-311848,38-311851,38-311853,38-311855,38-311857,38-311860,38-311863,38-311865,38-311868″ imagesize=”large”]

Gran Turismo 5 a primera vista [Conexión PlayStation]

¿Se justifica tanto tiempo en desarrollo?

La zona de demos en Conexión PlayStation estaba plagada de grandes títulos, sin embargo me di el lujo de ignorar God of War III o Heavy Rain con tal de sentarme tranquilo a probar el demo de Gran Turismo 5. Con una configuración de volante Logitech, asistencias activadas y transmisión en automático decidí explorar la pista Tokyo Route 246 abordo de un Mercedes Benz SLS AMG.

Tu aventura arranca en los pits y el primer detalle agradable es tu equipo de mecánicos, tan pulcros y elegantes que le darían envidia a cualquier equipo profesional. Una vez saliendo de pits es hora de quemar llanta por las calles de Tokio; lo primero que notas es que gráficamente se siente muy plano.

Siempre he admirado a Polyphony por el nivel que detalle que maneja en esta saga, sin embargo no se notan 6 años de desarrollo en un pavimento tan falso que parece una pista de hielo. Eso si, nivel de detalle en los autos es impactante, basta ver el tablero o las tomas del piloto o en cada repetición para quedar con la boca abierta.

Pero el tema que nos importa es la jugabilidad ¿cierto? Es el punto fuerte por tratarse de un simulador. Considero que Sony falló al ofrecer un demo con todas las asistencias activadas; de nada sirve tener un volante Logitech que te da una respuesta envidiable si cuentas con freno y tracción asistida al igual que transmisión automática. Tal vez tomaron la decisión por tratarse de un evento masivo, con cientos de jugadores haciendo fila para jugarlo por 3 minutos.

En los sistemas de ayuda encontramos una propuesta similar a Forza respecto a la linea ideal que debes seguir en la pista y la velocidad para tomar la curva. El Mercedes se siente liviano y maniobrable, hay buena respuesta al cambiar de dirección; me di tiempo para realizar acciones tontas como acelerar a fondo y tomar curvas en 4a, o virar con todo para ver si se coleaba. El auto respondió como buen simulador dándome una lección de lo que no se debe hacer.

Tristemente hay un problema que no parece no tener solución: Las reacciones al chocar con otros autos. Tal vez a los chicos de Polyphony les encantan los botes de leche, tanto que desde el primer Gran Turismo no han corregido esta falla en las colisiones. A esto hay que aumentarle que la Inteligencia Artificial no es tan “inteligente” ya que no sabe qué hacer cuando le bloqueas el paso.

Pongamos un ejemplo: Derrapas al salir de una curva y tu auto queda varado a media pista; lo más lógico sería que los demás autos te esquivaran ¿no? ¡No en Gran Turismo 5 baby! A la IA no le importa impactar un costoso Ferrari contra tu auto con tal de seguir de frente. Es curioso porque esto ocurrió en la última curva y terminé la carrera sin el menor esfuerzo (gracias al empujón que me dio otro auto).

No me atrevería a emitir un veredicto hasta tener una versión con más pistas y autos, sin embargo hay un sentimiento de decepción. Sony asegura que el juego ha costado 60 millones de dólares, lleva seis años en desarrollo y sigue teniendo los mismos errores que sus antecesores. Dicen que la esperanza muere al último, ojalá que de aquí a Marzo Polyphony corrija los puntos negativos.