Google Books no se da por vencido

Google Books no se da por vencido

Gentileza Depto de Publicidad Subliminal (cc) Clarissa, Flickr

Cuando el juez Denny Chin puso en el congelador el acuerdo entre Google y los autores y editoriales muchos pensaron que ahí terminaba el proyecto, y que el Departamento de Justicia y la Open Book Alliance (léase: Microsoft, Yahoo, Amazon y The Internet Archive) podían cantar victoria en desmedro de los lectores ávidos de literatura electrónica barata o gratuita.

Sin embargo, Google no se rindió y ayer presentó un nuevo protocolo de acuerdo entre Google Books, The Author’s Guild y la Association of American Publishers.

¿Qué cambia? Veamos un poco:

  1. En la versión anterior, los ingresos derivados de la venta de títulos sin beneficiarios identificables se custodiaría durante 5 años, al cabo de los cuales -de no presentarse el legítimo dueño de los derechos de autor, o sus herederos- ese dinero iría a dar a manos de The Author’s Guild, el “sindicato de escritores” de USA. En esta nueva versión el tiempo de espera se amplía a 10 años y al final de ese plazo el dinero se invierte en obras benéficas y en buscar herederos desconocidos.
  2. Se excluyen libros que no provengan de USA, Canadá, Gran Bretaña y Australia. La razón de esto es que las leyes de copyright de aquellos países son similares o compatibles, pero en cambio en Francia y Alemania, por ejemplo, este acuerdo violaría la ley porque el consentimiento de autor no puede superponerse al derecho de autor. En otras palabras hay países donde un autor no puede prestar su trabajo porque la ley lo protege. WTF!
  3. Se quitan cláusulas que pretendían ubicar este acuerdo como antecedente para cualquier otro acuerdo similar, impidiendo que autores o editoriales negociaran tarifas o proporciones más bajas con proveedores menos potentes que Google. Ahora se incluyen cláusulas que permiten a otros interesados acogerse al mismo acuerdo que Google Books o bien negociar términos aún mejores sin que tú o tu contraparte tenga que justificarse ante Google Books.  Ojo, eso no implica que puedas ofrecer el catálogo digitalizado por Google Books. Faltaría más.

La Open Book Alliance se burló de la nueva versión del documento diciendo que era una “manito de gato”, un chilenismo para referirse a una capa de maquillaje aplicada en poco tiempo y sólo con el fin de mejorar la apariencia de algo sin reparar los problemas de fondo.

Dan Clancy, el hombre orquesta de Google Books, dijo que esta versión del acuerdo les duele, porque significa ofrecer menos de lo que podrían haber ofrecido sin tantos detractores metiendo su nariz.

Link: Terms of Digital Book Deal With Google Revised (New York Times)