[metroimage ids=”38-313163,38-313165,38-313167,38-313168,38-313169,38-313171,38-313173,38-313175,38-313177,38-313179″ imagesize=”large”]

Forza Motorsport 3 [NB Labs]

Velocidad, carreras, muchos autos, y algo más.

Mas vale tarde que nunca. Asi dice el refrán, y de eso nos colgamos en Niubie para revisar de capó a maletero lo que es el último gran lanzamiento del año made in Microsoft.

Pasado el hype y las expectativas creadas desde el último E3, la duda era saber cuanto pesa este Forza Motorsport 3 a la hora de la competencia. El antecedente ya estaba, y a pesar de que en ciertos aspectos se quedaba un poco corto, Forza 2 era el mejor simulador en la consola de Microsoft. La tercera entrega de la serie parte sobre los conceptos del juego anterior, y los lleva un poco mas allá. ¿Cuánto?

No es necesario recordar todo lo que se habló desde Turn 10 acerca del juego, especialmente de boca del director Dan Greenawalt. Menciones a Gran Turismo incluídas, la promesa fue crear el mejor simulador de consolas, y la experiencia definitiva en juegos de carreras.

Forza Motorsport 3 no supone una revolución en el género ni mucho menos. Como mencioné antes, el juego se cimienta sobre lo que se había construído en Forza 2, y de ahí hacia arriba todo son sumas. La parte nuclear del asunto, el sistema de juego, sigue siendo impecable, con un control exquisito de los autos disponibles, que no son pocos. Y aunque hablamos de un simulador con todas sus letras, los cambios implementados por Turn 10 acercan la experiencia a todo tipo de jugadores, por lo que ya no hablamos de un juego prohibitivo.

En este sentido, lo que más destaca es la opción de rebobinar, que ya se había visto en la demo. Su funcionamiento es muy básico: un botón para retroceder el tiempo hasta un punto de la carrera donde se pueda enmendar el error. Probablemente los más puristas vean esto con no muy buenos ojos, pero nunca deja de ser opcional, asi que la solución es no usarlo y listo. Aunque claro, cuando se pelea el primer lugar y por un leve choquecito de un auto controlado por la IA nos quita el podio, la tentación es harta.

Hablando de IA, esta es bastante competente: cierran bien la pista si los vamos persiguiendo, al más mínimo espacio aprovechan de meterse entremedio, y por lo general, no se siente estar compitiendo contra robots infalibles. Y tanto, que no es difícil ver despistes del resto de competidores sin haber provocación de por medio. Aunque, como punto en contra, muchas veces la verdadera carrera se da entre los 3 o 4 primeros lugares, y los de atrás terminan siendo poca competencia.

El paisaje Ibérico es espectacular.

Uno de los puntos más altos de Forza 3, es el tema comunidad. Hablar de comunidad como un conjunto de jugadores que compiten en línea realmente es quedarse corto. Y es que gracias a las opciones de personalización del juego, el contenido creado por los usuarios está ahi en altos niveles de cantidad y calidad (aunque de lo segundo siempre hay de todo). Se pueden comprar vinilos, diseños, logos, tuneos para los autos, e incluso imágenes y repeticiones, expandiéndo las posibilidades mas allá de las típicas tiendas virtuales del mismo juego.

Para la creación de vinilos está disponible el editor, que se mantiene prácticamente sin cambios desde Forza 2. Siempre basado en el uso de figuras geométricas, con algo de creatividad -y tiempo, hay que decirlo-, se pueden lograr cosas impresionantes. Pero, por supuesto, si el arte no es lo de uno, siempre están los escaparates y las creaciones de los demás, donde se puede hacer buen o mal uso de los créditos que nos ganemos en las carreras.

Visualmente, Forza Motorsport 3 se mueve entre la elite de los juegos de conducción. Obviando el hecho de que Turn 10 fue demasiado entusiasta al mostrar videos e imágenes pasados por los filtros de postproducción que no se ven ingame, es realmente notable el aspecto técnico del juego. Cada auto está diseñado y representado con lujo de detalles, mismo trabajo para escenarios y paisajes, y el motor gráfico funciona perfecto, con los 60 cuadros por segundo manteniéndose inalterables todo el tiempo. Hay un avance importante respecto a Forza 2, y se agradece el uso de antialiasing, uno de los puntos más bajos de la anterior iteración.

Esto pasa cuando se usan autos no apropiados para el tipo de pista

Mención aparte para los paisajes, en especial el circuito que transcurre en las montañas Ibéricas. Todos los nuevos están a un nivel muy alto, destacando tambien por los detalles que se ven alrededor de las pistas. La vista interior hace su debut en este juego, y a pesar de no ser tan prolija en cuanto a minucias como el resto de los modelados en general, queda muy bien.

En cuanto al multijugador, funciona como pudiera esperarse en un juego de este calibre. No es engorroso, es bastante ágil en cuanto a la tramitación entre buscar una carrera y estar compitiendo, además de ofrecer bastantes opciones de personalización, con lo que las podemos pasar desde arcades rápidos al estilo Cruis’n USA, o carreras de fórmula con todas las de la ley.

Que quede claro: Forza Motorsport 3 no es el juego perfecto. Dicho esto, pocos juegos pueden presumir de ofrecer un pack tan completo. Todos y cada uno de los apartados de este Forza 3 juegan en las ligas mayores por separado: en cuanto a conducción y simulación, no hay muchos que pueden mirarlo de tu a tu. Visualmente, destaca por su nitidez a lo largo de todo el juego, desde el primer menú hasta la última carrera de la temporada; técnicamente, los 60 fps, el motor de físicas, la telemetría y el nivel de detalle no tienen rival alguno en consolas. Por sobre todo lo demás, una comunidad enorme, que como nunca expande sus límites gracias a las posibilidades de edición que ofrece el juego, y a la creatividad y dedicación de los usuarios.

El tanque.

Decir que es un imperdible para los amantes de la conducción y la simulación es poco; este juego recomendable para cualquiera, incluso para aquellos que piensan la resolución y el realismo visual lo son todo. Turn 10 firma una joya, con muchos pros y muy pocos contras que achacarle. Sin temor a exagerar, Forza Motorsport 3 es el mejor simulador de conducción existente hoy en día en consolas. En el E3 no mentían.

Lo imperdible:

  • Las mejoras en la conducción: el embrague se lleva el premio.
  • El paisaje de algunas pistas es impresionante.
  • El modo rebobinar es una opción interesante, y su presencia no le quita realismo al juego.
  • La gran cantidad de autos y circuitos.
  • Infinitas opciones de personalización, y la comunidad alrededor del juego.
  • Sin ser el juego mas realista ni mas perfecto, a nivel visual es de lo mejor visto en esta generación.

Lo impresentable:

  • El editor de vinilos podría haberse mejorado algo más.
  • De los 8 autos en pista, la mitad compite y el resto participa.
  • El interior de los autos no está tan detallado como el exterior.
Excelente
…el mejor simulador de conducción existente hoy en día en consolas.”