Brütal Legend [NB Labs]

Brütal Legend [NB Labs]

Eddie Briggs es el mejor roadie del mundo, pero ahora su trabajo será salvar a la humanidad y demostrar que el Heavy Metal sigue vivo.

Soy un gran admirador de Tim Schafer, desde sus días en LucasArts trabajando para Day of the Tentacle, Full Throttle y el multi galardonado Grim Fandango; hasta el más reciente Psychonauts. Los mundos que logra crear y el humor tan acertado, sumado a una jugabilidad adictiva, han hecho que me haga un gran fanático de este desarrollador.

Cuando supe que su nuevo proyecto estaría lleno de Heavy Metal, demonios y Jack Black, me emocioné y mis expectativas se elevaron al mismísimo cielo. Ahora que lo he jugado y he sido testigo del trabajo y del universo creado con Schafer, tengo opiniones encontradas: Brütal Legend es un buen título, pero no es lo grandioso que me hubiera gustado.

Una historia de Metal.

La historia del juego es tan bizarra como original, digna de una mente como la de Schafer, en donde el que se supone el mejor roadie del mundo, Eddie Riggs (interpretado por el mismísimo Jack Black), sufre un accidente mortal al intentar salvar al guitarrista de la mediocre banda Kabbage Boy. A partir de ahí, una gota de sangre de Riggs cae en la hebilla de su cinturón y Ormagöden, destructor del mundo antigüo, lleva al maltrecho roadie a un mundo alterno en donde la humanidad ha sido esclavizada por el Emperador Doviculus y, como es de esperarse, será responsabilidad de Riggs restaurar la libertad del hombre. A lo largo de su aventura, conocerá a otros humanos como la atractiva Ophelia y a Lars Halford, quien es el líder de los revolucionarios.

Es importante mencionar que no solo aparece Jack Black personificando a Eddie, sino que el juego está lleno de talento del tipo Tim Curry como Doviculus, Rob Halford como el general Lionwhyte, Zach Hanks como Lars Haldford, Jennifer Hale como Ophelia, Alex Fernandez como Magnus, Lemmy Kilmister como Kill Master y Ozzy Osbourne como el Guardian del Metal.

Diseños y música infernales.

El aspecto de los diseños de los personajes y de los diferentes niveles, muestra que la mente de Schafer es única y en donde calaveras, demonios y seres de lo más extraño, pero con mucha personalidad, se hacen presentes. Para mi se trata de uno de los mejores pretextos para jugar Brütal Legend, nada como mirar un poco de fantasía llena de Heavy Metal. Los visuales no pretenden acercarse al realismo de otras propuestas como Uncharted 2, sino que se enfocan más en un estilo caricaturesco. Tanto el protagonista, como el resto de los personajes cuentan con un cuerpo desproporcionado y un estilo particular para moverse y expresarse. Esto se adecua perfectamente con el resto del juego. Pero no por eso el título carece de sangre, ya que de hecho hay mucha, de hecho, aunque al igual que con las malas palabras, existe la opción de censurarla para aquellos que sean sensibles al líquido rojo y la violencia en general.

El aspecto auditivo es una delicia, siempre y cuando les guste el metal. En su soundtrack se integran 107 canciones distintas de 75 bandas diferentes que incluyen Scorpions, Judas Priest, Ozzy Osbourne, Motörhead, Mastodon, Manowar, Mötlew Crew, KMFDM, Tenacious D, Slayer, Def Leppard, Megadeth, Rob Zombie, entre otros. Además las actuaciones son muy buenas.

Perdido entre dos géneros.

Hasta aquí todo camina a la perfección y la fórmula tiene los ingredientes para hacer una de las delicias de fin de año. Y en parte lo es, pero donde más debería de brillar, la jugabilidad, es que se queda corto. Al principio del juego se podría pensar que se trata de una aventura de acción en tercera persona de avanzar y golpear. Eddie es capaz de golpear con un hacha, lanzar destellos de luz con su guitarra y ejecutar una serie de combos ya sea en solitario o en equipo. Aunque esta parte es buena, con propuestas tan ambiciosas como lo han sido God of War o el próximo Dante’s Inferno, los golpes de Eddie son solo pequeñas pataletas que lo salvan de hundirse, tan solo por el buen humor del protagonista.

¡Ah!, pero hay más. Justo cuando pensaba que iba a ser un juego de un solo estilo, es que llegaremos a niveles en donde el juego se convertirá en un intento de estrategia en tiempo real. Los seguidores de Eddie, recibirán órdenes por medio del pad digital en donde decidiremos si nuestra “armada” nos sigue, se queda de guardia o ataca un objetivo. Justo es aquí en donde ya no supe en que género encajaba Brütal Legend. Además, según yo, en su intento de abarcar dos estilos de juego tan diferentes, termina ofreciéndonos dos propuestas que no terminan de cuajar y que quedan como complementos una de la otra.

Al final, todo se trata del Heavy Metal

Dado que el juego lleva la música en su ADN, Eddie podrá llamar a su poderoso vehículo para recorrer el mundo por medio de unos riffs de guitarra que se activan cual secuencia de Guitar Hero, lo mismos rifss también elevarán la autoestima de la armada, entre otras cosas más. Y si, sigo hablando del mismo juego.

Después de jugar Brütal Legend quedé un tanto confundido, sus diferentes estilos para jugar y la poca profundidad con las que se les ha implementado, sencillamente no harán que este juego sea recordado como trabajos anteriores de Schafer. No me malentiendan, el juego es bastante bueno, pero no lo suficiente como para recomendarlo sobre otras ofertas actuales. Ahora que si son fanáticos del Heavy Metal, esta obra es imperdible.

Lo imperdible:

  • La banda sonora de Heavy Metal está espectacular.
  • Jack Black interpretando a Eddie Riggs.
  • El diseño de los personajes y niveles tiene la marca registrada de Tim Schafer.
  • Los modos multijugador son una bonita adición.

Lo impresentable:

  • El juego dura muy poco (5 horas en promedio), hay que llevar a cabo las misiones secundarias para darle más vida.
  • Es un juego en tercera persona con tintes de estrategia, ¿o es al revés?
  • Las partes de estrategia no gustarán a los que desconocen del género o a los muy clavados.
Bueno
…buena música, acción y Jack Black.”