Rockstar y Timbaland se unieron para traernos un estudio musical portátil.

destacado_beaterator

Tenemos que aceptar que a la gran mayoría de nosotros nos hubiera encantado ser estrellas del rock, fue entonces que las desarrolladores y distribuidoras de videojuegos nos dieron Guitar Hero y Rock Band; algunos más sueñan con llegar a Latin American Idol, y se les dio Singstar y Lips; otros incluso piensan en llegar ser unos maestros del tornamesa, para ellos llegó DJ Hero.

Pero, ¿y los que amamos a la música y seguimos el trabajo de todas las personas detrás de grandes artistas? Rockstar parece haber escuchado nuestras plegarias y nos trajo, el que a mi gusto, es el mejor estudio de producción portátil que se ha creado hasta el día de hoy: Beaterator.

En vivo y en estudio.

beaterator_psp_titlemenu

Beatarator en el PSP, es como un sueño hecho realidad, más que un juego es una caja de sonidos, beats y voces, que se resguarda en un paquete realmente pequeño. Rockstar se alió con el afamado productor Timbaland en la creación de este título para cerciorarse que su oferta realmente cumpliera con la promesa de crear música sin necesidad de nada más. El juego se divide básicamente en dos partes: Live Play y Studio.

En Live Play es donde podremos “tocar” en vivo, tal y como su nombre lo indica. La interfaz es sumamente sencilla y hasta el más inexperto se encontrará haciendo música casi de inmediato. Cada canción se compone de ocho tracks distintos que se dividen en dos pantallas de 4 tracks ubicados en las esquinas de la pantalla. Cada track indica de qué trata (además de que tiene 4 diferentes opciones), lo mismo si son percusiones, guitarras, beats, voces, bajo, tonos, teclado, etcétera. Para facilitar el proceso de aprendizaje, tanto Rockstar como Timbaland han incluido sets predefinidos por género, incluso canciones ya hechas, para empezar a producir canciones al momento.

Hacer música sí es divertido.

0ss_preview_Beaterator_Live_Play_1.jpg

Este modo es tan divertido que cuando menos nos demos cuenta, estaremos picándole al PSP haciendo música. Es importante hacer notar que todos los loops incluidos son realmente sobresaliente, con algunas excepciones claro está, y la mano de Timbaland se deja ver en algunos beats y ritmos encontrados. Lo interesante del modo Live es la gran selección de combinaciones que podemos hacer, por lo que fácilmente podríamos ser los animadores de cualquier fiesta con tan solo usar el PSP. Pero hay que tener cuidado de la selección, ya que no todos los tracks tienen los mismos beats y los ritmos pueden echarse a perder. Con todo, se trata de una modalidad muy entretenida y completa. Si todo el juego fuera así de accesible, yo no estaría escribiendo esta reseña, sino produciendo música para algún artista famoso.

La segunda parte, llamada acertadamente Studio, es eso mero. Un pequeño, pero muy completo estudio de producción. El control que se tiene aquí es total, pero la misma ambición que metieron en el PSP, se convierte en su peor enemigo. El PSP tiene una gran limitante para interactuar con controles que se pensaron para funcionar en una PC o Mac por medio del mouse, pero la portátil de Sony no tiene mouse o una pantalla táctil que permita navegar entre controles y perillas, por lo que moverse entre los distintos tracks para regular el tempo, los beats por minuto, el volumen, y el paneo se convierte en una verdadera hazaña al usar los botones L y R, el pad digital y el resto de los controles del PSP. La recompensa de hacerlo bien, da grandes frutos, pero muchos se rendirán sin haberlo intentado siquiera. Beaterator incluye tutoriales en video que ayudan de sobremanera a entender el funcionamiento, pero aún así no deja de ser complicado moverse en el estudio virtual. Es muy importante mencionar que Beaterator permite exportar nuestras creaciones en WAV y pasarlas a cualquier otro medio para reproducirlas o convertirlas a formatos más pequeños como MP3.

Timbaland is in da house!

beaterator-1252054652_thumb660x366

Visualmente el juego es bastante cumplidor, no hay grandes efectos en 3D, ni polígonos volando por todos lados, sino consolas de audio que indican con claridad que sucede en pantalla. En el caso del modo Live, cada track es representado por una bocina mientras que en la parte central vemos al que podríamos pensar es la versión virtual de Timbaland simulando tocar nuestra música. Pero donde si brilla con creces es en el audio, y no debería ser para menos, pues es un juego musical, y se agradece muchísimo que los cientos de beats incluidos sean en su mayoría muy buenos.

Es dificil calificar un juego cuando en realidad no lo es. Es más un instrumento musical que otra cosa, y no tiene ese factor de juguete de otros títulos como Guitar Hero. La realidad es que si les gusta la música, y todo lo que hay detrás, esta es una gran opción. Solo hay que tener en cuenta que la interfaz en el modo Studio no es tan amigable como quisiéramos. Pero eso sí, este juego permite crear música de verdad en un ambiente portátil.

beaterator_hero

Finalmente les dejo en este link una pequeña muestra, hecha con un set predefinido y grabada al momento, de lo que Beaterator puede hacer.

Lo imperdible:

  • Es el primer estudio musical portátil que realmente cumple lo que promete.
  • La selección de loops es muy buena.
  • Timbaland lo garantiza.
  • Es posible exportar las canciones a WAV.
  • El modo Live Play es muy divertido.
  • Permite compartir nuestras creaciones en el Social Club de Rockstar.

Lo impresentable:

  • La interfaz en el modo Studio es compleja y difícil de manipular.
  • Los loops de guitarras son en su mayoría malos.
  • No es indicado para quienes gusten de música clásica o jazz.
Bueno
…una verdadera alternativa para hacer música en todas partes."