[metroimage ids=”38-301995,38-301996,38-301999,38-302003,38-302007,38-302011,38-302014,38-302017,38-302020,38-302022,38-302024,38-302029,38-302032,38-302034,38-302037,38-302039,38-302043,38-302048″ imagesize=”large”]

Assassin’s Creed II [NB Labs]

Ubisoft nos manda de vuelta a la Animus

Assassin’s Creed, la arriesgada apuesta que hizo Ubisoft en 2007, rindió frutos. Vendió un poco más de 2.5 millones de unidades en sus primeras dos semanas, se convirtió en la nueva propiedad intelectual de videojuegos en venderse más rápido y, a la fecha, ha vendido un poco más de 8 millones de copias.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas. Aunque podríamos decir que le fue bien en las reseñas, el juego fue muy criticado por su sistema de juego, el cual se tornaba repetitivo al cabo de unas horas. Esto, claramente, no desalentó al equipo de Ubisoft Montreal, quien regresó a sus oficinas para planear una secuela y enmendar sus errores.

En el capítulo anterior…

ACII inicia inmediatamente después de la conclusión del primer juego, con Desmond Miles observando un conjunto de jeroglíficos extraños en la pared de su habitación en el edificio de Abstergo Industries. Todo cambia cuando Lucy Stillman, una de las investigadoras en la compañía, regresa con Desmond y le indica que deben usar inmediatamente la Animus, la máquina que le permitió revivir las travesías de Altaïr.

Es así como conocemos a Ezio Auditore da Firenze, un noble que vivió en Florencia a finales del siglo XV. Al ser hijo de un poderoso y acaudalado banquero, Ezio tiene poco de que preocuparse, por lo que dedica su tiempo a vagar, defender el nombre de su familia y conquistar a las damiselas que se cruzan en su camino.

A diferencia de Altaïr, Ezio es un personaje mucho más agradable. Es fácil identificarse con él una vez que lo conocemos junto con toda su familia y la relación que lleva con ellos. A lo largo del juego lo vemos crecer y madurar, y sabemos qué es lo que lo hace ser como es.

El encuentro de Ezio con su destino, aunado a su sed de venganza, es tan trágica que me recordó a los orígenes de muchos superhéroes y vigilantes de los cómics. Inclusive todo el proceso que lo lleva a tomar el manto de su padre comparte semejanzas con el nacimiento de Batman o Spider-Man. El que Ezio también se la viva saltando por los tejados ayuda a este paralelismo.

Por otro lado, también aprendemos más cosas de Desmond. Aunque sus intervenciones fueron reducidas considerablemente, los segmentos en los que lo tienes bajo tu control son memorables hasta el último momento del juego, ya sea por las revelaciones que se hacen o por lo que puedes hacer durante ellos. Particularmente hay una secuencia con Desmond que, estoy seguro, tendrá extasiados a quienes jugaron la primera entrega.

Pero el fanservice no se reduce a la mitología del juego, no señor. Quienes hayan disfrutado de su clase de Historia, sean amantes del Renacimiento y el arte o gusten de la historia de la ciencia política, encontrarán muchos detalles, sucesos, lugares, nombres y personajes que los harán esbozar una sonrisa.

No es necesario saber quién es la mujer que Altaïr encontró en Jerusalén o cómo se llevó a cabo la Conspiración de los Pazzi, pero si entiendes de lo que te estoy hablando gozarás aún más la historia de Assassin’s Creed II y la forma en la que se desenvuelve.

Corregido y aumentado

Sin duda uno de los mayores logros de ACII es su sistema de juego, el cual fue completamente reestructurado para evitar la monotonía de la que sufrió el título anterior. Es evidente que Ubisoft Montreal escuchó a los fans, analizó las críticas y modificó los aspectos necesarios para mejorarlo.

Ahora cuentas con misiones para avanzar la historia, y otras opcionales. El mismo juego te introducirá a cada una de estas actividades extras – entregar cartas, defender el honor de las damas, ejecutar asesinatos o explorar tumbas, por mencionar algunas –, pero en ningún momento estarás obligado a completarlas. Sin embargo, contrario a la primera entrega, esta vez sí tienes incentivos para cumplirlas, pues obtendrás dinero, armaduras, armamento o pasajes que revelarán más aspectos de la intrincada historia.

Además, las misiones son una extensión de la historia, por lo que no se sienten forzadas. Igualmente, la adquisición de habilidades de Ezio sigue una progresión lógica provocada por los sucesos que rodean al personaje: conocerá los beneficios de los médicos porque su hermano lo llevará a atenderse, aprenderá a desarmar a sus rivales cuando su tío lo entrene y logrará alcanzar ese peldaño lejano cuando sus aliados lo instruyan. En conjunto, el esquema de misiones y la progresión del protagonista hacen que todo se mueva de manera más natural.

El también impopular sistema de combate fue mejorado, aunque no del todo. Al enfrentarte a dos o cuatro rivales, generalmente seguirán esperando su turno para atacarte; eso cambia cuando te enfrascas con cinco o más, pues serás más propenso a que te ataquen aunque todavía no termines el combo que iniciaste con otro contrincante.

Lo que le da variedad a las peleas es la diversidad de armas, los movimientos a tu disposición y los diferentes tipos de enemigos. Cada espada, martillo o hacha hace una cantidad de daño específico, tiene su propia velocidad y su efectividad para desviar ataques, por lo que no todas serán efectivas con un mismo enemigo, como el Bruto, que puede aguantar muchos golpes.

Claro, a veces es mejor decir ‘aquí corrió’ que ‘aquí murió’, así que no tienes porque ganar todas las pelas. Siempre puedes usar una bomba de humo y huir, pero los enemigos Ágiles o los arqueros podrán seguirte hasta la cornisa más recóndita. Si te escondes, los Buscadores, que usan lanzas, hurgarán en las pacas de heno, bancas o pozos de agua para ver si no andas por ahí.

Aunque todo lo anterior está muy bien, eso no quita que puedas explotar el recurso del contraataque, algo que también sucedió en el juego anterior. Para la secuela se implementó la opción de desarmar al oponente, que también aporta más dinamismo a los enfrentamientos, además de deleitarte al ver cómo los pobres guardias sucumben antes las armas que blandían hace unos segundos.

Algo que implementaron en ACII, y que disfruto mucho en los RPGs, es la opción de fundar tu propio pueblo y administrarlo para que prospere y se convierta en ciudad. La Villa Auditore es parte fundamental de la historia y, en cuestión del juego, sirve para hacerte de fondos y adquirir más equipo.

El sistema de administración no es nada complicado y te ayudará a amasar dinero de manera más rápida. Claro que si tus tiendas son mejores significa que venderán más utensilios, te harán más descuentos y más gente querrá vivir en tu Villa.

Todo el equipo que adquieras se irá almacenando en las galerías de la Villa, la cual inclusive puedes adornar con obras de arte como El Nacimiento de Venus de Sandro Botticelli, Adoración de los Magos de Leonardo da Vinci o La Fornarina de Rafael.

Una Italia virtual

Lo único que le falta a todo este paquete es que venga envuelto en unas gráficas vistosas y un audio cautivador. Ubisoft lo sabe y cumple cabalmente, pues mejoró el aspecto visual y mantuvo la calidad de voces y música.

Los modelos de Desmond y Lucy son completamente nuevos y cuentan con muchos más detalles en su ropa y en sus gestos. Aunque el primer juego optó por recrear digitalmente a Kristen Bell, voz de Lucy, de manera realista, en esta ocasión le dieron un toque semirealista, muy parecido al estilo que Naughty Dog utilizó para los dos Uncharted. Obviamente, el resto de los personajes siguen esta tónica.

Las animaciones se perciben más fluidas y pocas veces se nota la transición entre una y otra. En ocasiones pareciera que Ezio hace movimientos que no le ordenaste, lo cual puede desembocar en que te alcancen y te rodeen los soldados o que des un salto al vacío. Esto me sucedió en las primeras horas de juego pero, una vez que me acostumbré al control, los problemas se repitieron esporádicamente.

En este mismo apartado, los movimientos faciales fueron renovados para que los protagonistas puedan expresar sus sentimientos con muecas y miradas sin necesidad de decir una sola palabra. Esto se nota más en unos personajes que en otros, como por ejemplo, Claudia, hermana de Ezio, quien con un movimiento de ojos y cejas te revela que no está segura de lo que te dice y está ocultando algo.

Pero si hay un aspecto gráfico en el que Assassin’s Creed II se luce maravillosamente, es en los escenarios y paisajes. Ubisosft Montreal se voló la barda con la reconstrucción digital de Florencia, Venecia, Frolì y San Gimignano, así como los campos de la Toscana y Monteriggioni. He tenido la intención de viajar a Italia, pero nunca se ha presentado la oportunidad, pero con tan sólo saber que los diseñadores del juego investigaron su arquitectura exhaustivamente para representarlos en el juego con la mayor fidelidad posible, hace que mi corazón geek desee con más fuerzas visitar esas callejuelas por las que Ezio corre y brinca.

Llevar a Ezio a Venecia, dirigirte a Piazza San Marco, contemplar la arquitectura bizantino de la Basilica di San Marco y escalar el Campanile hasta el punto más alto para planear la forma de infiltrarte al Palazzo Ducale solamente se puede describir con una palabra: nerdgasm priceless.

Inclusive el juego cuenta con una base de datos que aborda todas las edificaciones importantes. Claro, se toman licencias creativas para darle dramatismo a la historia, sobre todo con las biografías de los personajes históricos, pero casi toda la información sobre el diseño, construcción y remodelación de los edificios, así como el rol que jugaron varios banqueros, papas, sacerdotes y políticos, están basadas en la realidad.

La música, nuevamente a cargo del danés Jesper Kyd, es precisa y adecuada para el juego. Será placida y casi ambiental cuando paseas por las campiñas de la Toscana, pero retumbará con coros y percusiones casi electrónicas cuando te encuentres en combate. En el último nivel del juego puedes escuchar cánticos gregorianos, lo cual le da un toque poético a la ya de por sí épica misión que debes cumplir.

Por otro lado, las actuaciones de voz de los personajes importantes, dentro y fuera de la Animus, están muy bien cuidadas y dirigidas, aunque las voces incidentales de pronto llegan a ser repetitivas. Para sumergirte más en la Italia renacentista, los actores hablan algunas cuantas líneas en latín e italiano y mantienen este último acento a lo largo del juego. En el mundo externo a la Animus, Nolan North regresa en su papel de Desmond y, como ya lo mencioné, la señorita Bell nos deleita como Lucy.

¿Y a futuro?

Hay un hueco en la historia de Assassin’s Creed II, pero parece estar planeado así para dejar abierta la posibilidad a contenido descargable. De cualquier manera, esta omisión no afecta la narrativa, inclusive uno de los personajes lo justifica muy bien. La edición de colección incluye dos mapas descargables que te sitúan en habitaciones a manera de acertijos, como las tumbas de asesinos que exploras en el juego. Esta adición es bienvenida, pero si todo el DLC se limitará a esto no creo que llame la atención de todos los usuarios.

Una vez que termines el juego, lo que te llevará a jugarlo de nuevo son las misiones extras que hayas dejado pendientes, recolectar los objetos que no hayas encontrado o desbloquear logros/trofeos. Lamentablemente, no puedes volver a jugar las misiones de la historia, algo que era posible en el juego original.

El juego responde las incógnitas de la primera parte y concluye muy bien este capítulo, pero deja abierta la puerta (o debería decir las puertas) para la inminente tercera parte. Con ese desenlace, final y epílogo, además de la sorprendente revelación, Assassin’s Creed III ya se está tardando en llegar.

Conclusión

Assassin’s Creed II es todo lo que el primer juego debió ser y más. Ubisoft Montreal realmente se esmeró en rectificar las pifias del primer Assassin’s para entregarnos un atractivo juego de acción y aventura que mantiene un buen ritmo en todo momento. El diseño en la estructura del juego se presta a la perfección para jugarlo en sesiones cortas o largas, aunque la trama seguramente te mantendrá adherido al control. Además, mantiene la misma calidad musical del primero pero lo supera gráficamente, pues nos presenta desde los contra relieves en la armadura de Ezio, hasta las decoraciones en el domo de la Basilica di Santa Maria del Fiore. Assassin’s Creed II es el más claro ejemplo de lo que debe ser una secuela de videojuegos.

Lo Imperdible:

  • Un mejorado y renovado esquema de juego.
  • La historia expande lo establecido y lo lleva a nuevos horizontes.
  • Diseño de arte sumamente detallado y fiel a la arquitectura de las locaciones.
  • Sistema económico y administración de tu ciudad.
  • Buena dirección en las actuaciones de voz.
  • Música adecuada para la atmósfera renacentista.
  • Gráficas mejoradas con animación fluida.

Lo Impresentable:

  • Controlar bien a Ezio toma algo de tiempo.
  • Voces incidentales repetitivas.
  • Los enemigos siguen esperando su turno para atacar.
  • No puedes volver a jugar las misiones de la historia.
Excelente
… el más claro ejemplo de lo que debe ser una secuela de videojuegos”