soitu.es cierra sus puertas y nos deja una lección

soituesMientras escucho el lanzamiento del vuelo de pruebas del Ares I-X, que se espera será el futuro del descubrimiento espacial, me entero del cierre de soitu.es, lo que se esperaba fuera el futuro de los medios de información general. Un medio electrónico que mezcla lo mejor de dos mundos, el profesionalismo y rigurosidad del periodismo de primera línea, con la vanguardia, tecnología y desplante de los nuevos medios.

No puedo dejar de pensar en otro proyecto español interesante, como fue Mobuzz, al escuchar el cierre de soitu.es, ya que no pareciera tratarse de un problema de audiencia — estimo el tráfico de soitu.es en algo más de 1,3 millones de visitas únicas mensuales — sino en el gran desafió de internet: como rentabilizar el tráfico presente para financiar el día a día y los proyectos futuros.

Puede que el error de soitu.es haya sido confiarse demasiado en la billetera de su principal inversionista, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), dueño del 49% de la compañía. Puede que se haya tratado del clásico error de concentrarse demasiado en costos fijos, como ya lo vimos en el reventón de las punto com. Quizás fue concebir a soitu.es como un sitio local para la masa española, cuando sus contenidos claramente son de carácter global. Pero lo que nos queda claro es que sin importar qué proyecto tengas, en internet se espera velocidad y más vale que al cumplir dos años seas capaz de demostrar posiciones concretas o la liquidez necesaria para continuar el camino, sin necesidad de tocar las billeteras iniciales.

El cierre de soitu.es nos deja un saborcillo a injusticia, porque se trata de un gran sitio de información, pero también abre los ojos a todos quienes trabajamos en internet. Sí, internet es un lugar relativamente económico para hacer realidad tus proyectos y los profesionales que trabajan entorno a esta industria somos apasionados, sin embargo no es internet, la pasión o el talento lo que nos salvará, sino la capacidad de que seamos sustentables y financiables en el mediano plazo; y esto último que parece tan banal a primera vista, lamentablemente es lo crucial.

Link: Hasta la vista y gracias (soitu.es)