Muramasa: The Demon Blade [NB Labs]

Muramasa: The Demon Blade [NB Labs]

Cuando el arte y el videojuego convergen, el resultado son títulos como este. Lee nuestro Labs.

Difícilmente se puede encontrar una dirección de arte que actualmente supere el trabajo que podemos ver en Muramasa: The Demon Blade, título desarrollado por Vanillaware para la consola de Nintendo y que llega de sorpresa a nuestro continente por parte de Ignition Entertainment. Comento que llega de manera sorpresiva porque el juego es una exclusiva japonesa para el Wii, presentando una historia y personajes difícilmente compatibles con el perfil del jugador promedio que usa esta consola en nuestro continente, pero que debido al esfuerzo de sus creadores ya podemos encontrarlo en una edición occidental, detalle que se agradece, especialmente por todos aquellos que gustan de títulos visualmente espectaculares. Si bien Muramasa: The Demon Blade no ofrece una dinámica de juego compleja, ya que prácticamente el título se maneja con dos botones y el pad, el reto que ofrece es tan interesante como atractivo, el cuál merece jugarse por lo menos una vez.

Hace mucho tiempo en Japón…

Ubicado en Japón durante la era Genroku, este juego narra el conflicto que traen al plano mortal dos espadas conocidas como “The Demon Blade”, cuya existencia trae la muerte y la locura a todo aquel que las posea. Junto con la invasión de los demonios y dragones al mundo hacen su aparición dos guerreros, Kisuke y Momohime; Kisuke va en camino hacia el este de la región, huyendo de aquellos que lo buscan por un crimen del que no recuerda nada, mientras que Momohime es una Ronin que ha sido poseída por el alma de un samurai maldito que sólo la liberará cuando ella cumpla su voluntad, viéndose obligada a huir de su castillo hacia el oeste.

El sistema de juego toma muchos elementos de Odin Shpere, título desarrollado por Vanillaware para el PlayStation 2, así como también de Super Metroid y de cierta forma 8 Eyes, un clásico olvidado del NES. El jugador puede utilizar a cualquiera de los dos personajes, cada uno ofreciendo retos y una historia propia que los llevarán por el mismo camino –pero en dirección contraria- en busca de las ocho espadas diabólicas, cada una con el poder de romper una barrera y vencer eficazmente a uno de los demonios ubicados en este reino.

Con diferentes y variadas modalidades.

El juego cuenta con tres diferentes tipos de reto. El primero te permite desarrollar a tu personaje y ganar experiencia para tener mayor fuerza de ataque y resistencia, mientras que el segundo esta más orientado a la acción y la exploración; el tercero, que vendría siendo el de la dificultad más alta, te lleva a la acción con un solo punto de energía y cuando lo pierdes, se acaba el juego. Cada héroe carga con tres de las 108 espadas disponibles, cada una clasificándose en katana corta (golpe débil, pero veloz) y katana larga (katana larga, pero con golpes débiles), las cuáles se debilitan con el uso por lo que deberás recuperar la energía tomando las almas de los enemigos que vences durante tu aventura. Aparte, deberás encontrar en cada área elementos con los cuáles cocinar y crear platillos que alimentarán tu alma y por consiguiente, tus espadas; de la extensísima selección de comida y espadas puedes hacer combinaciones que aumenten su poder y habilidades específicas en batalla.

Aunque esto suena complicado, la dinámica es particularmente simple y ésta se queda como simple parte de un juego que básicamente es correr y matar, puesto que el título se desarrolla en escenarios en 2D, que se presentan de manera lineal y los cuáles estarás recorriendo una y otra vez de camino a nuevas áreas de juego o a los pueblos en donde compras provisiones y equipo para tu personaje.

Cuando un juego se considera arte.

Si bien la propuesta de Muramasa: The Demon Blade es simple, su dirección de arte, animación y trabajo gráfico superan por mucho a casi todo lo que hay actualmente en el Wii e incluso, podría asegurar que también en el Xbox 360 y el PlayStation 3. La tecnología de animación manual que fue adaptada por Vanillaware en Odin Sphere aprovecha a la consola de Nintendo para ofrecernos un juego que se ve y se siente realmente vivo; de hecho más allá de las fotos del juego, verlo en acción hace que el título impresione y se vuelva una joya de esas que con tal de ver el trabajo en cada escenario, cada enemigo, cada elemento en pantalla te llama a seguirlo jugando. Si a lo anterior sumamos una excepcional banda sonora, el título es una producción artística memorable.

Muramasa: The Demon Blade ya es una leyenda urbana, un título que con el tiempo se volverá difícil de encontrar, pero que los coleccionistas de este tipo de producciones sabrán localizar y apreciar por el trabajo puesto en él. Actualmente son pocas las compañías que se avientan a crear títulos de este tipo para el Wii, pero su esfuerzo vale la pena.

Lo Imperdible:

  • Dirección de arte hace que el juego sea tan divertido de ver como de jugar.
  • Excepcional banda sonora que hace referencia a la música tradicional japonesa.
  • Extensa variedad de armas, objetos y acciones que dan mucha variedad al juego.
  • Dos historias, dos personajes, dos aventuras.

Lo Impresentable:

  • No hay mucha diferencia entre un personaje y otro.
  • Nivel de dificultad es particularmente alto.
  • Hay recorrer muchas veces el mismo camino.
  • Promoción fuera de Estados Unidos fue casi nula.
Muy Bueno
…otro buen argumento para presentar un videojuego como arte.”