[metroimage ids=”38-308601,38-308605,38-308608,38-308611,38-308615,38-308618,38-308621,38-308625,38-308630,38-308634,38-308638,38-308642″ imagesize=”large”]

MotorStorm: Arctic Edge (PSP) [NB Labs]

MotorStorm llega al PSP y lo hace como los grandes: Explotando las capacidades de la consola y brindando diversión a alta velocidad.

MotorStorm: Arctic Edge es la tercera entrega de la serie MotorStorm, que en esta ocasión abandona la plataforma PlayStation 3 para llegar a PS2 y PSP, siendo esta última la versión analizada en esta reseña.

Este juego sigue por la misma línea que sus antecesores, presentando frenéticas carreras desarrolladas en peligrosos entornos que ahora están basados en escenarios del clima ártico de Alaska, a diferencia de los desiertos y selvas que ya habíamos visitado.

La pregunta obligada es, ¿un título que normalmente lleva a los límites el poder de la PS3 será capaz de tener el mismo éxito en la portátil de Sony? Sigue leyendo para averiguarlo…

Lo primero que debes de saber es que Arctic Edge conserva el alma de las versiones para la PS3, ofreciendo la misma sensación de velocidad y presentando una amplia variedad de opciones tanto en modos de juego como en vehículos y pistas.

De esta manera, al comenzar el juego te encontrarás con un video introductorio bastante inspirador que te pondrá a punto para comenzar a “pisar” a fondo el acelerador, además de un sofisticado y claro menú desde donde podrás seleccionar alguna de las modalidades o ajustar las opciones de guardado, los controles o el audio.

También podrás ingresar a Garaje desde donde podrás repasar las estadísticas generales, revisar las insignias que vienen siendo el equivalente a los trofeos, una sección multimedia con todos los videos que se vayan desbloqueando, seleccionar al piloto de tu preferencia y por supuesto  visualizar y modificar los autos. Hablando de estos cabe mencionar que se incluyen un total de 24 vehículos de 8 diferentes clases, algunos de ellos diseñados especialmente para las inclemencias de este rudo clima tales como el quitanieves, el buggy y la moto de nieve, además de otros típicos como las motocicletas, camiones y coches. Todos estos vehículos los podrás correr en un total de 12 diferentes pistas, que aunque pudieran parecer pocas cuentan con excelentes diseños que en combinación con los diversos tipos de eventos hace que nunca terminen por aburrir.

Ya entrando en lo que son las carreras tendrás la opción de correr a contrarreloj o en partida libre, que como sus nombres claramente lo indican es competir tomando en cuenta el tiempo que hagas en cada vuelta y acelerar sin presiones de ningún tipo en la pista y con el vehículo que prefieras.

Pero vamos con el modo Festival que es el principal y es donde podrás ir avanzando para desbloquear recompensas e ir subiendo de nivel. Aquí encontrarás cientos de eventos que presentan diferentes tipos de competencias y pistas, los cuales irás desbloqueando en espiral dependiendo de tu desempeño. Hay carreras normales contra 9 oponentes, carreras de velocidad en donde tendrás que ir en solitario a pasar por marcas antes de agotar tu tiempo, y carreras de puntos en donde te enfrentas a otros 3 vehículos y reciben puntos dependiendo de la posición en que se encuentren y en donde ganará el primero en llegar a 999 unidades.

El juego corre increíblemente suave, con una sensación de velocidad muy bien representada y con un esquema de control bastante bueno e intuitivo. Aceleras con el botón R, frenas con el L, activas el impulso con el X, el freno de mano con el círculo, utilizas el claxon con el cuadro, cambias la vista con el triángulo y manejas con el stick analógico (aunque cabe señalar que si así lo prefieres puedes cambiar el stick por el pad digital).

Pero no solo se trata de presionar el botón R en combinación con el X para acelerar al máximo, sino que se debe manejar dependiendo del vehículo que hayas seleccionado en donde los pequeños son más veloces pero frágiles, y viceversa. También hay otros factores a tomar en cuenta como el poder desencadenar avalanchas en ciertos lugares chocando o utilizando el claxon, o el tener cuidado de que no se sobrecaliente el motor al exagerar en el uso del boost – que por cierto se puede ayudar a enfriar manejando sobre agua o haciendo drifting sobre la nieve.

La física del juego es impresionante, que además de permitir saltos sensacionales se ve reflejada en los accidentes que lucen espectaculares al salir volando pedazos del auto por todos lados. Por cierto, una opción interesante y disponible en cualquier momento durante la carrera al pausar el juego es la posibilidad de tomar una fotografía, pudiendo mover la cámara libremente y capturar imágenes que incluso puedes almacenar en la portátil para mostrarla más tarde.

Y por si fuera poco todo esto, también tendrás la posibilidad de llevar a cabo partidas multijugador sobre una red WiFi, con soporte para carreras de hasta ocho jugadores y tabla de líderes. Es importante mencionar que se está reportando un problema común al tratar de jugar en línea, y es que se traba el juego al crear o unirse a una partida. Lo único que debes hacer para solucionar esto es borrar tu cuenta de PSN de la consola y volverla a ingresar para poder competir en línea.

Gráficamente este título luce bastante bien para estar en una portátil, aunque lógicamente no se compara a las versiones anteriores para PS3. Es increíble la sensación de velocidad que refleja a pesar de tener una pantalla pequeña, y sobre todo lo que más se disfruta es que prácticamente en todo momento se mantiene el mismo conteo de cuadros por segundo para una experiencia bastante satisfactoria. Hablando de aspectos negativos, tendría que decir que solo en algunos momentos hay ralentizaciones, aunque nada que manche lo antes mencionado.

En lo que respecta al audio se ha hecho un trabajo excelente, con efectos de sonido bastante crudos que reflejan el verdadero sonido de los diferentes motores de los vehículos. Además, mención aparte a la banda sonora que está compuesta por más de 20 canciones y que incluye a artistas importantes tales como The Prodigy, Motorhead, The Chemical Brothers, The Hives, Radiohead y Queens of the Stone Age. Todo esto se disfruta mucho mejor con audífonos, ya que con las bocinas de la PSP es un poco caótico y se pierde el impacto.

MotorStorm: Arctic Edge es un juego que a pesar de estar en una portátil queda a la misma altura que sus hermanos para la PS3, ofreciendo una experiencia bastante divertida que destaca por su increíble diseño de niveles, variedad de modos e impecable sistema de juego. Si no es el mejor, está entre los dos mejores juegos de carreras para PSP, una compra segura para los que disfrutan de las carreras y los autos en su consola portátil.

Lo Imperdible:

  • Todas las pistas cuentan con un excelente diseño
  • Amplia variedad de vehículos a elegir
  • Sistema de juego bastante bueno
  • Excelentes efectos sonoros y música
  • No se extraña nada de las versiones para PS3

Lo Impresentable:

  • La Inteligencia Artificial de los rivales es inconsistente
  • Fallas frecuentes al jugarlo en línea
  • En algunos momentos se presentan errores en la física o ralentizaciones
Muy Bueno
…a pesar de estar en una portátil queda a la misma altura que sus hermanos…”