Monticello vs TDS Monticello vs TDS

La guerra de un pueblito contra un ISP

Monticello vs TDS

por

La guerra de un pueblito contra un ISP

El año 2007 los habitantes de la pequeña ciudad de Monticello, Minnesota, pidieron insistentemente al proveedor de internet TDS Communications la posibilidad de conectar los hogares con fibra óptica. Es un servicio que se ofrece en otras partes del país y en Monticello, vaya a saber uno por qué, querían tenerlo pagando lo que TDS estimara conveniente.

TDS les dijo que no tenía planes de cablear la ciudad con fibra óptica ni ahora ni en el mediano plazo, asi que se planteó un referéndum: que la alcaldía hiciera una red de fibra óptica para la ciudad, financiada con bonos que se irían amortizando a medida que los clientes fueran pagando sus cuentas de internet.

No llevaban ni la mitad del proyecto cuando TDS ya los había demandado: su tésis, sostener que es ilegal que un municipio emita bonos para financiar esta clase de proyectos. Las leyes del estado dicen que esos bonos pueden usarse para financiar hospitales, caminos y “otros proyectos sociales que pueden producir utilidades” en cuya definición me parece que una red de fibra óptica podría estar considerada. Sin embargo, eso lo decidirá un juez y hasta que eso ocurra la alcaldía quedó (y sigue) impedida de continuar su proyecto.

Mientras la demanda tenía al municipio atado de manos,   TDS sí empezó a cablear: ahora de pronto tenían planes de cablear Monticello, un pueblo pequeño que ostenta el curioso record de haber alojado dos proyectos de cableado con fibra al mismo tiempo. Hablo en pasado porque TDS hoy anunció que terminó sus obras, y desde ahora todos los clientes domiciliarios con planes de 25Mbps, recibirán un upgrade a 50Mbps sin costo y seguirán pagando los USD 49 que pagan hoy.

Al mismo tiempo, ahora que ya ofrecen ese servicio, TDS reforzó su demanda contra la ciudad diciendo: “Los bonos fueron emitidos en un escenario sin competencia. Ahora que nuestra empresa ofrece conexión por fibra, el proyecto municipal ha perdido su proyección de rentabilidad y no tendrá cómo pagar a los inversionistas”.

Así es como se escribe la historia. Una empresa que insiste en ofrecer lo que ellos quieren y no lo que los clientes piden, de pronto cambia su actitud no para favorecer a los clientes sino para aplastar a un pueblo que quiso escaparse de su monopolio regional. Linda cosa.

Link: Want 50Mbps Internet in your town? Threaten to roll out your own (Ars Technica)