Demanda de netbooks con Linux no convence a Acer

La demanda de netbooks con Linux no sería suficiente como para mantener una oferta de equipos “sólo Linux”, afirmó Jim Wong, presidente global de productos de IT de Acer.  Esto explicaría el por qué el Aspire One, su primer netbook que incluía Linux, será reemplazado por una nueva generación que incluirá Windows 7 y Android.

Por una parte, no es extraño que se incluya a Windows 7, ya que en el diseño de este sistema operativo se consideraron las restricciones de hardware que Vista no podía soportar y que obligaron a Microsoft a extender la vida de Windows XP. Pero en el caso de Android, que es un sistema basado en Linux, la explicación de Wang es que se incluye por “la conectividad incorporada en el sistema”.  Una explicación que no es muy afortunada, ya que en el fondo el sistema es un Linux y lo que hace la diferencia son capas superiores, a nivel de aplicación, capas que no tienen que ver con conectividad.

Jim Wong también señaló a Internet Explorer como una de las principales razones para instalar Windows 7 junto a Android.  Según él, la gente tiene mejor productividad y una experiencia de navegación consistente con Internet Explorer. IE aún es el navegador dominante y eso no cambiará de la noche a la mañana. Probablemente habrá un sistema operativo único en sus netbooks y que no sea Windows, pero eso tendrá que ser en el futuro y no hoy.

La venta de computadores con Windows preinstalado siempre ha sido un dolor de cabeza para los usuarios de Linux, ya que es muy difícil conseguir un computador sin tener que pagar una licencia que en muchos casos no se usará.  Si bien hay opciones para devolver la licencia obteniendo el dinero de vuelta, el trámite puede ser tan complejo y lleno de trabas que al final pocos lo completan. Aunque eliminen todo rastro de Windows en su equipo para instalar Linux, para las estadísticas del fabricante es un computador más con Windows.