Policía mexicana allana oficinas de Sony Music

por

Nadie está libre

Si, me encanta que me roben

La policía mexicana allanó las oficinas de Sony Music en el DF, incautando 6400 ejemplares del nuevo disco de Alejandro Fernandez.

El disco se llamará o llamaría “Diferente“. Se anunció su venta para el 15 de septiembre e incluye 12 canciones rancheras de compositores como Indalecio Ramírez, Federico Méndez, Manuel Eduardo Castro, Manuel Monterrosas, Roberto Cantoral, Alfredo Gil, y Manuel Eduardo Toscano.

El problema, y he aquí por qué llegó la policía, es que Alejandro Fernandez firmó un contrato con Sony Music para grabar 7 discos, cumplidos los cuales se fue al sello Universal. De su paso por Sony quedaron canciones grabadas que no se incluyeron en ninguno de los discos, y Sony se avivó sacando un octavo disco sin autorización de Fernandez, quien argumenta que él cumplió con su contrato de 7 discos y que el resto de las canciones le pertenece, lo cual me parece harto razonable.

Saquemos cuentas: Jammie Thomas fue demandada por la RIAA y condenada a una indemnización de USD 220.000 por compartir 24 canciones.  Eso nos da USD 9.250 por canción.

Si Sony Music distribuyó ilegalmente material ajeno (luego, lo compartió y encima con fines de lucro) debiera ser sometido a la misma condena. 6400 discos, a 12 canciones por disco y 9.250 dólares por canción, estamos hablando de más de 700 millones de dólares. Lo justo es justo.

Link: Copyright Troubles For Sony (Slashdot)