Pelear con las disqueras es pésimo negocio

por

Es mejor hacerse el gil

Ante todo, me van a perdonar que use una expresión tan poco castiza como “hacerse el gil” pero esta expresión, más propia de un tango que de un sitio de tecnología, describe perfectamente la actitud aconsejable ante una demanda de la RIAA o la MPAA por descargar o compartir material con derechos de autor.

Resulta que la juez federal Nancy Gertner falló hoy contra cuatro acusados de compartir música que perdieron por default.  Un juicio perdido por default es como un partido de futbolito perdido por walkover (“bocover”). Los acusados no se presentaron y fueron condenados en ausencia a una multa, en promedio, de USD 7500 cada uno. Claro, con USD 7500 yo me compraría muchas cosas antes que botarlos en una indemnización, pero las estadísticas demuestran que es mejor eso que intenter pelearla.

Los ejemplos son  internautas como Jammie Thomas y Joel Tenenbaum, quienes decidieron llegar hasta las últimas consecuencias y enfrentar a la RIAA en la corte. Jammie Thomas le debe ahora a la RIAA casi USD 2 millones: ya ir a juicio fue mala idea (la condenaron a pagar USD 222.000) pero apelar fue peor, pues le multiplicaron la suma por 9. En el caso de Tenenbaum, estaba procesado junto con varios otros universitarios, pero fue el único que se defendió en la corte en vez de llegar a un acuerdo previo, y ahora debe casi USD 700.000.

Sabiendo lo que ahora se, puedo responderle a Hamlet cuando en el acto tercero pregunta:

Será más noble para la mente sufrir
los dardos y flechas de una fortuna adversa,
o alzarse en armas contra un mar de problemas
y oponiéndose terminarlos?

La respuesta era mucho más fácil Hamlet: bastaba con hacerse el gil!

LinkIgnoring RIAA lawsuits cheaper than going to trial (Ars Technica)