¡Feliz Cumpleaños Dreamcast!

¡Feliz Cumpleaños Dreamcast!

Hoy es el por muchos esperado 9/9/09, día de varios sucesos importantes tales como el lanzamiento de The Beatles: Rock Band (el NB Labs está en proceso), la llegada de la colección de discos remasterizados de The Beatles, el keynote de Apple y por supuesto el décimo aniversario de la última consola de Sega – la entrañable Dreamcast.

La Dreamcast fue una consola especial, quienes la tuvieron (o aún tienen la fortuna de tenerla) saben a qué me refiero y seguramente se alegrarán de recordarla. Fue pionera en muchos aspectos, sentó las bases de las consolas actuales y contaba con una librería de juegos espectacular, lamentablemente tuvo que retirarse de la batalla por diversos problemas – aunque a decir verdad nunca murió ya que ha estado y sigue en la memoria de todos los que somos sus fanáticos.

Como sabrán Sega tiene una larga historia en esta industria de los videojuegos, por lo que el lanzamiento de su sexta consola había causado mucha expectación, sobre todo después del relativo fracaso de la Sega Saturn y de la intención de la compañía por superar a la competencia que en ese momento era la PlayStation de Sony y la Nintendo 64. De esta manera la Dreamcast llegó a Norteamérica el 9 de Septiembre de 1999 (aunque en Japón se lanzó el 27 de Noviembre de 1998), con mucho éxito al principio que pronto se vio opacado por el oportuno movimiento de Sony y el lanzamiento de su nueva PlayStation 2. Esta situación en combinación con problemas económicos fue lo que ocasionó que en el 2001 Sega tomara la difícil y triste decisión de detener la producción de la consola y dedicarse completamente a la programación de videojuegos.

Dreamcast tenía en sus entrañas un procesador Hitachi SH4 RISC a 200MHz acompañado de un procesador gráfico PowerVR2 CLX2 a 100MHz, mientras que contaba con un sistema operativo desarrollado por Microsoft (!) que consistía en una versión optimizada de Windows CE con soporte para Direct X. Pero no era el poder de hardware lo que más llamaba la atención, sino las novedades que presentaba como un módem para Internet integrado que permitía a los usuarios navegar en la red y disfrutar de juegos en línea sin costo adicional. Recuerdo que yo jugaba títulos como Unreal Tournament y Quake III en línea utilizando conexión telefónica, con lag pero feliz de poder tener esa experiencia al alcance de la mano.

Otro elemento bastante interesante era sin duda la Unidad de Memoria Visual (VMU por sus siglas en inglés) que consistía en una tarjeta de memoria extraíble con 128Kb de capacidad que además de servir para almacenar los avances de los juegos funcionaba como pantalla auxiliar y como una mini consola portátil. Como pantalla auxiliar durante un juego permitía ocultar jugadas o tener información extra directamente en el control (la memoria se insertaba en el control quedando la pantalla visible en las palmas de tus manos) mientras que al retirarla se podía llevar a cualquier lado y disfrutar de mini-juegos (que se descargaban o se transferían de ciertos títulos) gracias a que contaba con pequeños botones y pad direccional. Una genialidad que no ha vuelto a ser aprovechada por los demás fabricantes de consolas…

Por otro lado está la unidad GD-ROM, una lectora de discos ópticos con un nuevo formato propietario con capacidad de 1.2GB, que fue diseñado para evitar la piratería y que fue rápidamente vulnerado ya que al poco tiempo de su lanzamiento los “hackers” descubrieron la manera de arrancar respaldos, al principio utilizando un CD de carga (bootloader) y luego incluyendo el archivo en las mismas copias lo que hizo muy sencillo el proceso. De esta manera ni siquiera se tenía que abrir y modificar la consola ya que se vendían los discos piratas que corrían directamente en la pobre Dreamcast.

¿Pero qué sería de una consola sin un buen control? En este caso el mando estándar de la Dreamcast es considerado por muchos entre los mejores que se han lanzado, y es que aunque contaba con un gran tamaño tenía un buen diseño ergonómico que se ajustaba muy bien para los diferentes géneros, presentando un stick analógico, un pad digital, 4 botones (X, Y, A y B) y dos gatillos. Además, se pusieron disponibles un montón de accesorios como el mando arcade, una caña de pescar, pistola, maracas, teclado, mouse, tapete de baile, micrófono y hasta cámara.

Con tal cantidad de accesorios ya te habrás imaginado la variedad de juegos disponibles, y es que en verdad había para todos los gustos y algunos de muchísima calidad. Como ejemplo basta mencionar a Shenmue, Phantasy Star Online, Chu Chu Rocket!, Jet Grind Radio, Skies of Arcadia, Resident Evil: Code Veronica, Daytona USA 2001, Virtua Tennis, Metropolis Street Racer, Grandia II, Crazy Taxy, Unreal Tournament, Soul Calibur, Dead or Alive 2, Space Channel 5, Guilty Gear X, Marvel vs. Capcom 2, Power Stone y Samba de Amigo entre muchos otros. Además, la comunidad de desarrolladores de homebrew puso disponibles varias aplicaciones como emuladores, visores de imágenes y reproductores de audio/video.

Una década ha transcurrido ya desde el lanzamiento de esta gran consola de videojuegos de Sega, de la que queda el recuerdo y la esperanza de algún día ver la llegada de la Dreamcast 2. Por lo pronto, desde Niubie le rendimos un pequeño homenaje a la Dreamcast original. ¡Dreamcast por siempre!