Brave: A Warrior's Tale [NB Labs]

Brave: A Warrior's Tale [NB Labs]

A mediados del 2007 SouthPeak Games presentó Brave: The Search For Spirit Dancer, un título para PlayStation 2 que desde esas fechas ha estado dando vueltas en la parte posterior de mi auto esperando a que alguien se lo robe, puesto que me ha sido imposible venderlo, regalarlo u olvidarlo “accidentalmente” en la casa de cualquier otro jugador que conozca. ¿Por qué? Simplemente porque el título es malo, realmente malo, pero con ello no me refiero a los juegos hechos de una forma espantosa o las producciones tan intrascendentes que uno termina viendo todo su potencial mientras juega lo que pudo haber sido una experiencia rescatable. Desafortunadamente para quienes jugamos esta aventura y para los que encontraron entrañable al indio que la protagoniza, Southpeak lanza una pseudo-secuela que no sólo repite todos los errores de su predecesor, sino que los enfatiza en un juego que es simple y sencillamente malo.

Un juego de indios, que se pierde solito.

La historia de Brave: A Warrior's Tale se cuenta de la manera que uno podría esperar de un cuento relacionado con los indios norteamericanos. Un anciano hablando frente a una fogata inicia esta aventura donde el pequeño Brave deberá encontrar las piezas perdidas del amuleto para salvar al mundo del demonio de ocasión mientras va creciendo, encontrando más y mejores armas para defenderse y de paso, rescatando amigos, enfrentando jefes y recogiendo curiosidades que encontrará en su camino.

El título se desarrolla como un juego de acción más donde Brave salta, corre y ataca enemigos mientras busca cosas. El diseño de niveles es particularmente intrascendente porque además de ser lineales en una forma que ofendería a cualquier juego genérico de PS One, en más de una ocasión descubrirás que éstos se repiten en su forma, pero con un sutil cambio de texturas para hacer que el bosque se vuelva una cueva de hielo y viceversa. Aun así, el título tiene sus momentos cuando la acción cambia y te pone a cazar peces sobre una canoa o a lidiar con los mentados saltos precisos de una plataforma móvil a otra y es ahí donde empiezan los problemas reales de esta producción.

Con un reto imposible.

Realmente no se en que tipo de jugador estaban pensando el equipo de Collision Studios, desarrolladores del juego, ya que aparte de que el reto Brave: A Warrior's Tale únicamente hará sudar a todos aquellos que no sean capaces de tostar un pan, la frustración máxima que viene con el juego esta en que la respuesta de Brave a los comando de salto es tan imprecisa, que a momentos parece que uno le esta sugiriendo la distancia del salto o el lugar a donde uno quiere que caiga. Hacia al final de este juego, que es particularmente corto, las plataformas móviles se vuelven un dolor de cabeza por la inseguridad que siente valeroso indio al saltar, más que por error de quien lo llevó hasta ahí.

Este título, el segundo de una serie de cuatro juegos anunciados con el pequeño Brave como protagonista, esta dirigido a la gente que no juega, no sabe lo que es un título de Super Mario Bros., o The Legend of Zelda y cree que cualquier cosa que metan en su consola es buena nomás por el precio. Si ven a alguien comprando este juego, no sean mala onda y recomiéndenle otro, porque estoy seguro que esa copia de Brave: A Warrior's Tale terminará como la que yo tengo en mi auto desde hace dos años.

Lo Imperdible:

  • Personajes carismáticos.
  • Título atractivo como juego de plataformas.
  • Historia con buenos elementos para explotarse más allá del juego de video.
  • Podría considerarse como una versión MUY infantil de The Legend of Zelda.

Lo Impresentable:

  • Desarrollo del juego predecible.
  • Manejo del personaje va de lo mediocre a lo frustrante.
  • Pésimo diseño de niveles, que para colmo a momentos sólo cambian de textura para simular nuevos escenarios.
  • Escenarios con enemigos fáciles y un jefe demasiado difícil para el tipo de público al que esta dirigido el juego.
Evítalo
… se trata de un juego demasíado infantil e impreciso."