Acuerdo de Google Books postergado indefinidamente

por

Hasta aquí llegamos

El implacable pero bonachón Denny Chin

Finalmente, parece que los detractores de Google se salieron con la suya. El acuerdo al que la empresa llegó con autores y editoriales para pagar más de un centenar de millones de dólares por el derecho de escanear y publicar en línea cerca de un millón de libros descontinuados, está ahora postergado indefinidamente, lo cual es equivalente a decir que está muerto.

El Juez federal Denny Chin pospuso la formalización del acuerdo, originalmente fijado para el 7 de octubre, y a cambio señaló que el mismo 7 de octubre las partes se reunirán para convenir la mejor manera de continuar, en atención a que las condiciones originales del arreglo levantaron tantas objeciones que habrá que redefinirlo. Esto significa más o menos que el juez quiere que redacten las condiciones del acuerdo prácticamente de cero y tomando en cuenta los argumentos de más de 400 acomedidos que “colaboraron” enviando sus comentarios previo a la audiencia.

Los entendidos dicen que este aplazamiento es justo lo que los detractores del acuerdo necesitaban para armar una estrategia más sólida y sabotear Google Books de una vez y para siempre.

Es una lástima, porque aunque Google efectivamente obró mal al escanear primero  y preguntar después, no lo hizo impulsado por la codicia sino por esos arranques de altruísmo que le dan de vez en cuando al gigante de Silicon Valley. Por el contrario, el conjunto de empresas que hicieron lobby en contra de Google Books lo hicieron en parte por dañar a su oponente (MS y Yahoo),  en parte para evitar que los autores y editoriales unidos ejerzan mucho poder sobre los retailers (Amazon) y en parte porque sienten que daña su propio negocio (nuevamente Amazon y the Internet Archive).

Link: Google Books Settlement Delayed Indefinitely (NY Times)