Acuerdo de Google Books entra en tierra derecha Acuerdo de Google Books entra en tierra derecha

Que hablen ahora o callen para siempre

Acuerdo de Google Books entra en tierra derecha

por

Que hablen ahora o callen para siempre

Hoy era el último plazo para que los interesados en meter la cuchara en el gigantesco acuerdo de licenciamiento entre Google Books, The Author’s Guild y la Association of American Publishers. Este acuerdo, que involucra más de 100 millones de dólares por concepto de licenciamiento, le dará a Google derecho de publicar muchos títulos en formato digital, algo que pensaban hacer sin pagar pero fueron detenidos durante el 2005 por los que ahora son sus contrapartes en el acuerdo.

Este acuerdo será oleado y sacramentado por el honorable juez Denny Chin de una corte distrital de New York en octubre, y todas las partes interesadas podían enviar sus declaraciones apoyando o condenándolo, esto último en la esperanza de que el juez Chin anule el trato o al menos le ponga condiciones.

La semana pasada Amazon ya había enviado su declaración (y recibido una agria respuesta de The Authors Guild) y hoy fue el turno de otros dos opositores.

El primero es en realidad un grupo integrado por la Electronic Frontier Foundation, la American Civil Liberties Union, la Universidad de Berkeley y más de 20 autores entre los que figuran Michael Chabon, Jonathan Lethem, Anthony D. Romero, Lawrence Ferlinghetti, Bruce Schneier, Ayelet Waldman, Cory Doctorow, Beverly Potter, David G. Post, Wendy Chapkis, Jon Evans, Carol Queen, Julian Dibbell, Richard Glen Boire, Jessamyn West, Zak A. Greant, Chris Carlsson, Violet Blue, Debbie Nathan, Rachel Kramer Bussel, Daphne Gottlieb, Annalee Newitz, Lisa Hendrix, Shannon Okey, Kim Werker y Cleis Press. ¿Les suena alguno? Confieso con vergüenza que no me suena ninguno! Pero lo importante es que en su declaración sostienen que Google recopilará información privada de los lectores, y que es demasiado poder saber qué leen, cuándo leen, cuánto demoran y hasta qué parte de un libro malo llegan antes de abandonarlo. Exigen que el acuerdo explicite una severa política de privacidad, que Google elimine los datos después de un tiempo, y que Google esté impedido de proporcionar esa información a nadie sin un mandato judicial de por medio. Me parece completamente justo.

Gary Reback

El segundo opositor fue Gary Reback, un experto lobbysta antimonopolios contratado por The Open Book Alliance, que en su declaración indicó que el acuerdo sólo debía aprobarse si es que Google se comprometía a licenciar sus libros digitalizados a otros competidores, pues de lo contrario levantaría una barrera de entrada insalvable y se convertiría en un monopolio no por mérito propio sino por arreglos bajo cuerda. Además, dijo que esto permitiría a Google, los autores y las editoriales manejar los precios de la literatura digital a voluntar como una suerte de cartel.

A diferencia del grupo capitaneado por la EFF, esta condición de Reback me parece de un cinismo extremo. Tanto Microsoft como Yahoo abandonaron proyectos similares porque escanear libros era caro y no veían cómo rentabilizar tal inversión en el mediano plazo. Ahora resulta que Google les puso barreras de entrada: eso, señores, es querer un pedazo de la torta simplemente por secretaría.

Links:
Antitrust Lawyer Slams Google Book Pact
(WSJ)
Author’s Guild v. Google
(EFF)