¿Es Wolfenstein un retorno majestuoso? Retorno sí, majestuoso no.

Otro juego de la Segunda Guerra Mundial para variar, pero esta vez, es la vuelta de un clásico que revolucionó el género. El agente B.J. Blazkowicz vuelve a la carga para joderle los planes a los nazis que no se cansan de buscar el poder en las fuerzas paranormales y del más allá. Wolfenstein llega a las plataformas next-gen y ya sabemos qué tenemos que hacer.

Gráficas, gráficas, gráficas

Lo primero que notamos cuando jugamos Wolfenstein fueron las gráficas. Son buenas pero nada next-gen de verdad. Existe bastante preocupación en el detalle de los personajes, pero se caen en los otros detalles, y según supimos está basado en el id Tech 4, el mismo detrás de juegos como Doom 3 y Quake 4. No podemos decir que se ve mal, sin embargo este motor le está sucediendo lo mismo que con F.E.A.R. Perseus Mandate: se le están notando las canas. En las batallas el motor gráfico muestra lo mejor, entre explosiones y balas volando.

No se ve mal, pero el ojo crítico notará algo raro en los sacos de arena.

También lo otro que notamos fueron los videos. Nos hubiese gustado cinemáticas mejor elaboradas y más unidas al juego, en vez de videos que sólo aparecen cuando haces algo o vas a algún lugar.

Pero ninguna de ambas gracias supera el un bajón asqueroso de los fps cuando entras y sales del velo, por muy genial que sea el efecto. Te recomendamos una tarjeta gráfica medianamente poderosa si no quieres sufrir en el peor de los momentos. Al parecer, en las consolas este asunto es más notorio que en el PC.

Como pudieron adivinar, Wolfenstein vive con algunos detalles sin pulir. Hay varios que pueden ser bastante molestos. Por ejemplo el efecto de la cámara al correr: el balanceo es simplemente un dolor de cabeza, pero nada que te haga botar el juego al suelo y demandar a Raven Software por un ataque de epilepsia. Se siente como si Wolfenstein fuese un juego que lo pilló la máquina y la fecha de lanzamiento.

Pero Wolfenstein es Wolfenstein

No creas que es un mal juego. El potencial de este título reside en las armas. Estas son muy geniales, se sienten y escuchan bien desde el disparo hasta el retroceso, pero la elección de éstas es muy confusa e inoportuna en el PC. No todo puede ser perfecto.

Para luchar contra los nazis, tendrás a tu disposición una especie de Cristal que te permitirá pasar a través del Velo, algo así como una dimensión de color verde que amplía tus poderes, te permite ver cosas ocultas y ver mejor a tus enemigos. A medida que recolectes los tres restantes Cristales, podrás relentizar el tiempo, crear un escudo y aumentar tu potencia de fuego. Los poderes del velo son geniales, una buena adición para cambiar la ventaja de la batalla a tu favor, especialmente cuando se usan en conjunto.

Bienvenidos al Velo. A su izquierda verán edificios verdes, y a su derecha, también.

No estamos frente a un FPS común, de hecho tiene unos elementos de RPG, pero en esencia sigue siendo un FPS. Podrás encontrar diferentes objetos como Libros y Oro para desbloquear y comprar actualizaciones de las armas y poderes de Velo. Todo es una buena idea, sin embargo no lograrás actualizar todo, lo que te limita a elegir un arma favorita y actualizarla al máximo. Mi caso: Mucho MP44, Kar98 y Tesla para casos excepcionales. El Panzershrek sólo lo usé un par de veces.

Las granadas en Wolfenstein toman bastante importancia. No hay que ser genio para saber cuándo ocupar granadas y cuándo no, sin embargo la rara física que tienen te pueden jugar una mala pasada tratando de calcular el rebote o alcance. Menos mal que la mayoría de las veces tiendes a acertar. También es un poco molesto el gran tiempo que se demoran en detonar, lo que te provoca quedar como idiota bastante rato hasta soltarla, y como debes mantener el botón “G”, quedas relegado a quedarte quieto. Tampoco hay botón para hacer “asomarse”, o por lo menos no lo encontré.

No hay mucho que alegar por la banda sonora, y los efectos de audio. Se sienten geniales y cumplen su cometido, especialmente para otorgarle la atmósfera de aventura al asunto.

Hitler no aparece

La historia de Wolfensetin es algo bastante simple y a la vez poco atractiva. Debes detener los planes de los nazis para ocupar la energía del Sol Negro, eso es todo. La historia están tan plana-mente contada que no logras identificarte con los personajes, ni con B.J. Blazkowicz. De hecho, cuando alguien “clave” muere, te da realmente lo mismo y al siguiente nivel ya te olvidaste.

Para sopesar la falta de historia puedes recolectar los objetos relacionados con la Inteligencia. Pero como la historia en sí falla, no es muy interesante leerlas.

Los niveles son muy entretenidos de explorar. La ciudad ficticia de Isenstadt es algo chica pero llena de secretos, y recae mucho en la carga de niveles. Si tienes un equipo poderoso, no debería ser muy preocupante, pero en consola debe ser algo un poco molesto (Dato rosa: estoy encima de un RAID-0). Otro pero de los niveles en general son las puertas que se cierran después de un tiempo por una mano invisible, o cuando se atascan con objetos o cuerpos. ¡Estamos en el siglo XXI señores!

Por si acaso, el juego ES linear, aunque no lo parezca gracias a algunas rutas diferentes que puedes tomar para lograr tus objetivos. Si querías encontrar algo puro como el antiguo Wolfenstein, no lo tendrás acá, pero tampoco es algo que juegue en contra de este título.

Esos nazis nunca se cansan

Como diría Falco en StarFox 64: “There is no end to these guys!”. Muchas veces te encontrarás con hordas de nazis esperando a recibir un balazo. Yep, la IA de los enemigos es demasiado básica: tienden a cubrirse muchas veces, pero aún cuando lo están, son un blanco fácil para algún headshot. Además, la puntería de ellos es algo pésima y no son amenaza ante tus l33t zk1ll5.

A este tipo hay que matarlo antes que se mueva.

A diferencia del escuadrón de nazis comunes que te podrás encontrar, los jefes de niveles son bastante entretenidos para luchar, no muy difíciles ni tampoco tan fáciles. Otros enemigos son algo molestosos, pero tus poderes en el Velo serán una excelente forma de aniquilarlos. Caso contrario son los esqueletos nazis, tienes que darles caña con tu mejor arma sino estás muerto. Ahora ya saben porqué usé pocas veces el Panzershrek.

La campaña de un jugador es bastante larga, se hace cada vez más entretenida a medida que avanzas por los lugares que son indicados en tu mapa y brújula, y los nuevos tipos de enemigos empiezan a aparecer. No te asustes si los primeros niveles del juego son algo “planos” o muy comunes. En total, deberías demorarte unas 7~9 horas en terminar todo.

Call of Duty rebanado

El apartado multijugador es como una versión de Call of Duty recortada: Puedes elegir tres clases (Soldado, Ingeniero y Médico), ganar experiencia, desbloquear “perks”. ¿Les suena? No hay nada malo con este apartado, al revés, es bastante bueno a pesar de tomar unas cosas prestadas. Los modos de Objetivos y “StopWatch” (Objetivo contra-reloj) se roban la película al lado del típico Team Deathmatch, sin embargo para pasar un buen rato es necesario mucha comunicación con tu equipo, sino estarán dando bote disparando al contrario como locos.

Hay mucho dinamismo en los mapas, y las batallas son muy buenas gracias a las habilidades balanceadas de cada clase, pero si crees que Wolfenstein te quedó chico, algo más grande en todo ámbito es Call of Duty: World at War. Si ya estás jugando este, no creemos que Wolfenstein te haga cambiar de preferencia, mucho menos quedarte pegado.

Se acabó la guerra

La campaña de un jugador es interesante y bastante entretenida, en contraste, el apartado multijugador es demasiado básico para lo que podemos encontrar hoy, pero no por eso es malo. Wolfenstein parece un juego FPS bastante común pero posee ligeras variaciones, y de paso, hay muchos detalles sin pulir, como si la fecha se le hubiese caído encima. No hay razones de peso para volver a jugarlo al menos que quieras completar todo, y en el caso de consolas, desbloquear Logros y Trofeos.

Te lo recomendaríamos si ya agotaste tus opciones de compra en tu consola/equipo, pero como pronto va a salir Batman: Arkham Asylum, mejor te recomendamos esperar para asegurarte que invertirás sabiamente tu dinero. Considéralo como un juego que sobresale un poco de la media, por mucho que el nombre pese en tu mente.

Lo imperdible:

  • Armas y poderes geniales.
  • Entretenidas batallas con los jefes de nivel.
  • Toneladas de Nazis para matar a gusto.
  • Multijugador – muy a lo COD: World at War – que cumple.
  • Es bastante largo y se pone más entretenido a medida que avanzas.

Lo impresentable:

  • Sigue siendo un FPS común en esencia.
  • Gráficas con algunos detalles sin pulir.
  • Puertas que se cierran por arte de magia.
  • Inteligencia Artificial muy básica; los Nazis son blanco fácil.
  • Historia plana y poco interesante.
  • Poco uso de las armas más poderosas e interesantes.
Pudo ser más
Considéralo como un juego que sobresale un poco de la media, por mucho que el nombre pese en tu mente”