Vida más allá del sistema operativo en Red Hat

La empresa Red Hat es mundialmente conocida por ser una de las que más aporta el desarrollo de Linux con su proyecto Fedora y su producto comercial Red Hat Enterprise Linux (RHEL).  Sin embargo, su área de negocio poco a poco se ha ido moviendo desde la plataforma base hacia el mundo de las aplicaciones tras la adquisición de JBoss.

Red Hat es una de las empresas que ha demostrado al mundo que se puede construir un gran negocio con el software libre si se encuentra un modelo de negocio adecuado y se ejecuta correctamente.  Hasta antes de la adquisición de JBoss el negocio principal de la compañía eran las subscripciones a los servicios montados alrededor de su sistema operativo, pero con Jboss comenzó a cambiar el perfil de la compañía.

Para quienes no conozcan JBoss, se trata de un servidor de aplicaciones empresariales Java que desde la trinchera del software libre compite de igual a igual con productos de IBM, Oracle y Sun principalmente.  Es la base necesaria para implementar grandes y complejos sistemas que operan en grandes organizaciones.

Pero cuando hablamos de JBoss no sólo nos referimos a este servidor de aplicaciones sino que también a un ecosistema de software orientado a la empresa entre los que encontramos a su administrador de procesos de negocio jBPM, su bus de servicios empresarial y uno de los mapeadores objeto-relacional más populares: Hibernate.

Cuando Alan Cox, empleado ícono y uno de los principales desarrolladores del kernel se retiró de Red Hat para integrar las filas de Intel, fue un gran indicador de que la compañía ya no estaba enfocada en su sistema operativo como en los inicios, y su atención se retiraba de los aspectos cercanos a los fierros moviéndose hacia niveles más altos de abstracción como son las aplicaciones.

A principios de este año, el negocio de JBoss estaba creciendo al doble de lo que crecía el negocio de RHEL.  Hoy en día por cada 10 dólares que ingresan por JBoss, ingresa sólo 1 por RHEL. Para las empresas clientes de Red Hat,  RHEL es una decisión táctica que les permite ahorrar dinero, mientras que una plataforma como JBoss es una decisión estratégica que les permite ganar dinero.

Afortunadamente este cambio de foco no ha afectado al desarrollo del sistema operativo, porque de todas formas se trata de una pieza fundamental de toda la plataforma ofrecida por la compañía.  Sin duda la adquisición de un complemento ideal como JBoss fue un gran acierto.

Link : Red Hat’s Jboss road less traveled (CNET News)