Splosion Man [NB Labs]

Splosion Man [NB Labs]

Saltos, explosiones, científicos gordos y mucha comida gracias a Splosion Man

Twisted Pixel Games es una compañía relativamente nueva dentro de la industria, que en sus cortos años ya ha desarrollado unos cuantos juegos para las consolas de la actual generación. Si bien sus inicios no fueron de ensueño, con un par de títulos en formato físico que no podríamos decir que fueron éxitos ni de crítica ni de ventas, afortunadamente para ellos (y para nosotros), las cosas han ido cambiando. Con The Maw, su anterior juego para XBLA y PC, subieron bastante el listón de calidad. Y este Splosion Man mantiene la curva ascendente.

Big bang

No hay mucho background detrás de Splosion Man. Un experimento científico que sale mal, y el ratón de laboratorio termina convertido en un verdadero hombre en llamas, con la capacidad de explotar(se) y de paso destruir lo que lo rodea. Con esta premisa, el objetivo es atravesar los niveles en base a saltos y explosiones. Aquí radica el primer gran acierto del juego: parte de una base jugable extremadamente simple, y la exprime de forma notable. No hay armas, y los pocos artefactos que existen no sobran, al contrario, están incrustados en la jugabilidad de tal manera que es impensable e imposible prescindir de ellos. Estos powerups no son mas que unos cuantos barriles que al utilizarlos permiten saltar mas alto, salir disparado a la velocidad del rayo, o lanzarlos para destruir eso que impide el avance.

Cuestion de buen gusto

Donde realmente se luce la gente de Twisted Pixel es en el diseño de los 50 niveles del juego. Me quedaría corto al utilizar una sola palabra para describir este apartado en particular: exquisito, sólido, y sobre todo muy inteligente. Hay un constante factor puzzle durante el recorrido del juego. No todo es saltar y saltar a la siguiente plataforma, sino que buscar la forma de esquivar esa pistola de vigilancia, o de calcular los saltos de manera precisa para ganar milisegundos preciosos cuando tenemos el agua literalmente hasta el cuello. Al igual que esos plataformas en 2d de las generaciones de 8 y 16 bits, la mecánica de ensayo y error se repite una y otra vez. ¿Malo? en absoluto, pocos juegos contemporáneos pueden presumir de utilizar este tipo de jugabilidad y no terminar aburriendo. El juego se divide en 3 sub mundos, cada uno con su respectivo jefe final. Estas son batallas a gran escala, y sin hacer ningún spoiler, muy al estilo de un Bowser en Super Mario World, lo que de por si es un punto a favor.

Quizás lo único negativo es que el entorno visual se mantiene prácticamente sin cambios durante todo el juego, con colores y otros detalles diferentes para cada sub mundo, pero muy uniforme al fin y al cabo. Puede ser cansador después de un rato, aunque tampoco es una gran defecto, pero haberlos intercalado de manera que no se repitiera la misma paleta durante 18 niveles hubiera quedado algo mejor.

Gráficamente, el juego cumple de sobra. Aunque el recorrido de Splosion Man es siempre vertical u horizontal, todos los elementos del juego están en 3d. La cámara se acerca o se aleja dependiendo de las situaciones, o gira su ángulo levemente, pero siempre con el fin de tener la mejor perspectiva. En el aspecto sonoro, no hay nada que resalte ni desentone, con excepción de una canción MEMORABLE que suena en una situación concreta dentro de algunos niveles y que da cuenta del humor tan particular del que hace gala este juego, apreciable tambien en las expresiones y gritos (la mayoría carcajadas o quejumbres) de los personajes del juego.

Explotando virtudes, dinamitando defectos

Splosion Man jugablemente roza lo impecable. No es demasiado largo, pero tampoco tan corto como la mayoría de los juegos arcade. La curva de dificultad es bastante ajustada, hay situaciones algo complicadas pero nada que sea imposible, menos para alguien que haya disfrutado de este tipo de juegos hace ya 20 años (mi caso), y en la eventualidad de quedarse atascado, el juego ofrece la posibilidad de avanzar de nivel a la “forma del cobarde”. ¿Llega a ser repetitivo? por momentos, pero a fin de cuentas ese factor de repetición viene de la mano con la mecánica de ensayo y error que ya mencioné antes, y que termina siendo tremendamente satisfactoria al ir completando los desafíos que se proponen. La jugabilidad en el modo de un jugador está muy refinada, y el multiplayer (hasta 4 jugadores de manera local o a través de Xbox Live), ofrece variantes suficientes -mal que mal, otros 50 niveles diferentes a los del single player– para continuar después de terminado el modo principal.

Me saco el sombrero ante Twisted Pixel Games, que sin mucho ruido pusieron a Splosion Man en el olimpo de los destacados -e imprescindibles- de Xbox Live Arcade.

Lo imperdible:

  • El diseño de los niveles: cuasi perfecto.
  • Una jugabilidad muy simple que se exprime al máximo y de manera acertada.
  • Aunque la dificultad está bien balanceada, hay momentos en que se complica in extremis.
  • El personaje y el juego en si fácilmente pueden dar una(s) secuela(s).
  • Trae a la memoria a los mejores exponentes del género.
  • La canción del científico gordo.
  • El multijugador da para varias horas extra.

Lo impresentable:

  • Diseño visual algo repetitivo.
  • Nada más.
Excelente
…Splosion Man jugablemente roza lo impecable.”

Link: Splosion Man