Sonda fracasa en su intento por comprar Quintec Sonda fracasa en su intento por comprar Quintec

Las dos mayores tecnológicas chilenas seguirán separadas

Sonda fracasa en su intento por comprar Quintec

por

Las dos mayores tecnológicas chilenas seguirán separadas

Sonda y Quintec tienen muchas cosas en común: ambas son empresas chilenas de tecnología fundadas en los años 80, ambas se han abierto a la bolsa exitosamente (Quintec en 1996 y Sonda 10 años después) y ambas se han expandido a otros países de Latinoamérica: Perú, Brasil, México, Colombia, Uruguay, etc.

Pese a que ambas compañías tienen gran fortaleza en el rubro de servicios, desarrollo de software y consultoría, también han explorado nichos relacionados: capacitación y retail. Quintec, por ejemplo, es dueño de la cadena MacOnline.

Hace un mes, Sonda decidió realizar una oferta de compra (OPA) por el 100% de su rival tecnológico, cuya acción se transaba a $140. Ofreció $150 por título, un premio de 17% sobre el valor de mercado de la acción que, no me pregunten por qué, figura a $127. La oferta, que totaliza más de USD 43 millones, se hizo a través de la corredora Celfin Capital, y la respuesta no tardó en llegar.

Todo el colorido de ambos logos corporativos

El directorio de Quintec se mostró en desacuerdo con la oferta señalando que sus utildiades iban en aumento, por lo que percibían la OPA como un inento de pillarlos “volando bajo”. Sin embargo en Chile no es el directorio quien decide si vender o no vender, sino que tal cosa se rige por una ley (la Ley 18.045) en donde se establece por ejemplo que para el tipo de operación de Sonda sobre Quintec era necesario ofertar por el 100% de las acciones.

Ante el rechazo del directorio de Quintec, Celfin Capital anunció que su cliente estaba dispuesto a subir la oferta a $165 por acción, un valor que Quintec volvió a tachar de bajo. Acá se entra en un terreno pantanoso porque si ofertas por el 100% en realidad basta con que el 51% acepte, pero si sólo el 49% acepta quedas metido en la propiedad de una empresa y sin el control absoluto.  El directorio de Sonda pasó la semana decidiendo si proseguía o no, pero la corredora Larraín Vial le ahorró la disyuntiva: al final de la semana la corredora -que representa a un grupo de inversionistas de Quintec que en conjunto controlan el 33% de la compañía- presentó un poder comprador por 14.5 millones de acciones a $168 cada uno, un gesto que se interpreta como: “Si nos van a pagar tan poco, mejor compramos acciones nosotros mismos”.

Con lo anterior, Celfin Capital anunció que Sonda desistía. Las dos mayores empresas tecnológicas de Chile seguirían separadas. Esto no es Wall Street, señores, pero en nuestra humilde versión local también se viven luchas de poder.

Fuente: El Mercurio