Pro Evolution Soccer 2010 a primera vista

Pro Evolution Soccer 2010 a primera vista

Konami presentó por primera vez en América, PES 2010. Niubie estuvo presente y lo jugamos.

PES 2010

Dicen que los medios somos privilegiados por tener acceso a los juegos antes de su lanzamiento. Esto no siempre es cierto, pero cuando se cumple la cosa va en serio. Así fue que PES 2010 se presentó en México, siendo la primera vez que iba a estar jugable en América, y nosotros estuvimos ahí para jugarlo, meter un par de goles, parar otro tanto y festejar nuestra victoria.

Gran sorpresa me llevé durante los primeros 15 segundos del partido, al encontrarme un juego muy distinto a PES 2009 que me costó un gol y eventualmente el partido completo. Pero me logré dar cuenta que esta edición del clásico de Konami no es una simple actualización de equipos, estadios y futbolistas; sino una giro drástico en la dirección correcta para hacerle frente al poderoso FIFA.

Lo que se ve, no se juzga.

Casillas no podrá con ese tiro.

Aunque Konami se ha encargado de mostrarnos muchísimas imágenes del juego y de decirnos lo bien que se verá esta nueva edición del PES, la verdad es que sigue estando un paso atrás de FIFA… aunque no por mucho. Con respecto a PES 2009, es evidente el cambio: los rostros de los jugadores populares son muy similares a su contraparte de la vida real, los modelos y las animaciones en general lucen menos acartonadas y hasta notamos nuevas animaciones que incluyen caídas aparatosas sobre el césped.

La iluminación de los estadios se ve muy bien reflejada en la cancha y en los jugadores, creando sombras dinámicas. Las texturas de igual forma parecen están mejor definidas y los colores se notan más brillosos. La interfaz del juego ha sido ligeramente renovada, pero nada como la de FIFA 2010, aún así los que ya hemos pisado las canchas de Konami, nos encontraremos como en casa.

Cambios en la jugabilidad.

PES 2010

Los cambios más importantes, porque los hay, vienen de la jugabilidad. Recuerdo haber tomado el gamepad con toda la idea de estar frente al PES 2009, para encontrarme segundos después con un gol en contra y replanteando mi estrategia.

Lo primero es que, aunque los botones se mantienen, la manera en que los jugadores se mueven en la cancha es muy distinto, quizás enfocándose mucho más al aspecto simulador que a un juego tipo arcade. Hay que tener muy en cuenta la inercia y jamás perder de vista el balón, esto provoca que sea más difícil tenerlo bajo control. También se puede pelear el balón con claridad y si se quiere, hasta jugando sucio: en pantalla veremos como los pies se cruzan por breves décimas de segundo esperando llevarse el balón. Aunque es un toque mínimo, se agradecen este tipo de detalles.

Quizás porque todavía no era la versión final de PES, pero notamos un pequeño retraso en la respuesta de los jugadores. Era como si flotarán por centésimas de segundos sobre el césped, y no, no había lluvia en ese momento.

Juego limpio.

Cuidado con las faltas, con aventarle el cuerpo al contrario o quedarse tirado en la ruta del oponente, porque seguramente se caerá y marcarán falta. Lo interesante es ver a detalle todo esto y no solo suponer que hubo falta.

La velocidad del juego está en su punto. PES 2010 no es tan rápido como si fuera un juego de arcade, ni tan lento como si la fuerza de gravedad fuera mayor para Konami, aunque comparado con PES 2009 es ligeramente más lento . En realidad las acciones se sienten muy fluidas y la transición entre jugadas es sumamente realista. Solo pausaremos las acciones si cometemos, o nos comenten falta, si se marca tiro de esquina, fuera de lugar o si un equipo mete gol.

Por desgracia, y como siempre, PES 2010 no tiene las licencias de todos los equipos ni de todas las ligas del mundo. Para eso está FIFA. Pero incluyen la licencia de la UEFA, la liga española, la Premiere League (con algunos equipos sin licencia), la italiana, entre otras. El día que Konami logre hacerse de la misma cantidad de liciencias que FIFA, el cielo se abrirá y la luz caerá sobre la faz de la Tierra.

Conclusiones.

Realmente no jugué demasiado PES 2010, al menos no como para hacer un análisis a profundidad, pero el sabor de boca que me ha dejado es muy grato. De hecho estoy muy sorprendido del giro tan radical en la jugabilidad con respecto a PES 2009. Ahora, ¿será mejor que FIFA 2010? Eso todavía no lo sabemos y es muy temprano para inclinarse hacia cualquiera de los dos, pero lo que he jugado del nuevo PES me invita a pensar en una final de campeonato. Ya veremos.